Hogar Nuestra Señora de la Providencia
(Asilo de Ancianos Desamparados)
 

El Hogar Nuestra Señora de la Providencia o Asilo para Ancianos Desamparados en Puerta de Tierra, tuvo sus inicios en el 1892, cuando Ignacia de Santa Eulalia, Madre Superiora de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados somete una petición para que se le cedan los terrenos para la construcción de un hospital y asilo de ancianos.

Se trataba de una construcción muy compleja de un solo nivel dividida en dos cuerpos divididos en el centro por el vestíbulo. La sección del este está destinada a las mujeres y la del oeste a los hombres. La sección de hombres tiene una enfermería y un ala de asilo que en total contienen 29 camas, la sección de mujeres cuenta con 32 camas. Otra sección alberga 14 camas para  las Hermanas de la Caridad. En un amplio patio central rodeado de un claustro-galería se ubica la capilla. En la parte posterior están las áreas de servicio que incluyen dos comedores, cocina y otras dependencia. (AGM,5623.16)

Otro plano muy similar que lleva el título de Proyecto de un Asilo en el barrio de Puerta de Tierra se conserva en el AGPR. Se trata del mismo edificio pero lleva la fecha de 1893 y está firmado por Vicenta de Rafael. Suponemos que es la nueva Madre Superiora. En 1893 y en la misma localización que tiene hoy en Puerta de Tierra, comienza la edificación del primer albergue. En el mismo terreno, en 1911, da inicio la construcción del actual edificio, llevada a cabo en tres etapas.

En 1971 el albergue cambió su nombre de Asilo por el de Hogar de Nuestra Señora de la Providencia y se inició la construcción del anexo de cuatro pisos, edificado sobre terrenos donados por el Gobierno y construido a base de donativos. En 1991 finalizó la construcción del edificio anexo al asilo y el cual proporcionaría cabida a más ancianitos. Las nuevas facilidades fueron bendecidas por su Excelencia el Cardenal Luis Aponte Martínez el día 16 de junio. La actividad coincidió con la celebración del 100 aniversario de la llegada de las hermanas a Puerto Rico.


Desde el año 1913 hasta el presente, Arq. José Lázaro Costa, Ing. Carlos E. Lázaro García, Ing. Carlos A. Lázaro León, y Arq. Enrique J. Lázaro León han dirigido de modo ininterrumpido, las obra de construcción inicial, reparación, restauración y ampliación de la actual sede del Hogar Nuestra Señora de la Providencia, con inigualable competencia, dedicación, generosidad y entusiasmo.

La Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados fue fundada el 27 de enero de 1873 en Barbastro, Huesca, por el sacerdote aragonés D. Saturnino López Novoa en colaboración con Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars, quien fue nombrada Superiora General desde sus comienzos.

Las siguientes Hermanitas son consideradas las fundadores de la institución Caritativa Española:

1- Santa Teresa de Jesús Jornet Ibars
2- Ma. de Jesús Jornet Ibars
Maestra de novicias en Aytona (Lérida)
3- Sor Micaela Baquies
Secretaria de Lecinena (Zaragoza)
4- Sor Mercedes Calzada de Aytona
5- Sor Ma. González Bofíll de Lérida
6- Sor Teresa Biu, de Campo (Huesca)
7- Sor Antonia Plana, de Barbastro
8- Sor Benita Pulluelo de Aquinaliu (Huesca)
9- Sor Gregona Sara de Borja (Zaragoza)
10- Sor Ma. Trigual de Junco (Lérida)
11- Sor Martina Sarraetea de Azpilcueta (Navarra)
12- Sor Teresa Vives de Mequineca (Zaragoza)

Las Hermanitas llegaron a Puerto Rico el 16 de junio de 1891, estableciéndose en una casa de la calle del Cristo #35. El día 23 se acogieron las dos primeras ancianitas. En 1893 el Gobierno Español donó el terreno donde hoy está ubicado el Hogar Nuestra Señora de la Providencia.

El trasfondo humano y cristiano de esta somera reseña histórica está en que, a lo largo de estos ciento y pico de años, más de 5,500 ancianos han sido atendidos por 165 Hermanitas. En cuanto a la cuota, los que reciben Seguro Social pagan con eso, los que tienen familiares que pueden aportar una cantidad mensual lo hacen, pero si no tiene nada, nada pagan. Y en el cuidado no se hace distinción entre los que pagan y los que no.


Foto: Puerto Rico Ilustrado , 1912