Hotel Caribe Hilton

Cuando la Compañía de Fomento Industrial de Puerto Rico (PRIDCO) decidió construir un hotel moderno en la Isla, convocó en 1945 a cinco oficinas de arquitectos - dos oficinas norteamericanas y tres locales - con la encomienda de presentar un proyecto que  ofreciera el aspecto de un "hotel tropical". Se convocó un concurso para escoger el diseño de un nuevo e importante hotel. Es importante destacar que, en ese momento, las oficinas locales de arquitectura que participaron en el concurso se habían creado en 1945 y eran las únicas que existían en la Isla.  Las únicas especificaciones señaladas en la convocatoria fueron que el hotel tuviese 300 habitaciones e instalaciones auxiliares, y se localizara en el área adyacente al Fuerte San Jerónimo en el Escambrón. Arquitectos empleados del gobierno renunciaron para formar oficinas privadas para competir en el concurso. Eloy Ruiz, quien fuera empleado de la Autoridad sobre Hogares de la Capital, se asoció con William Schimmelpfennig, por años arquitecto de la División de Diseño del Departamento del Interior para formar la sociedad de Schimmelpfennig Ruiz y González. También Henry Klumb renunció a su cargo en la Autoridad sobre Hogares de Puerto Rico y el Comité de Diseño para formar The Office of Henry Klumb. Toro y Ferrer se asociaron con el ingeniero Luis Torregrosa bajo la rúbrica de Toro Ferrer y Torregrosa. Participaron además dos firmas de Estados Unidos radicadas en la Florida: Frederick G. Seelmann de Palm Beach, y B. Robert Swartburg de Miami Beach. 

Las dos firmas norteamericanas sometieron diseños inspirados en un estilo del revival español, mientras que las tres firmas puertorriqueñas propusieron un diseño moderno en el estilo internacional. El diseño ganador fue presentado por Toro Ferrer y Torregrosa, un edificio de expresión arquitectónica modernista. En palabras de Teodoro Moscoso un hotel que enfatizaría los aspectos del good old USA de la situación puertorriqueña – lo moderno y eficiente – más que lo curioso y pintoresco.

La Compañía de Fomento Industrial seleccionó la oficina fundada por los arquitectos puertorriqueños Osvaldo Toro y Miguel Ferrer y el ingeniero Luis Torregrosa. En su propuesta, los arquitectos lograron que todas las 300 habitaciones requeridas tuvieran vista al mar. El 5 de febrero de 1947 el periódico El Mundo publicó una perspectiva del nuevo hotel. Fue la primera imagen que vio el país de la "caja abierta" emblemática del nuevo estilo arquitectónico fomentado por el gobierno del Partido Popular Democrático.

El lugar escojido para la construcción de la obra quedaba al este de la isleta de San Juan, en predios del Escambrón, que en un tiempo pertenecieron a la Marina de los Estados Unidos de Norteamérica. En1921, el Congreso de los Estados Unidos de América autorizó al Secretario de la Marina a arrendar o traspasar por un período de 999 años, parte de los terrenos conocidos para entonces como Reserva Naval San Jerónimo al Teniente Comandante Retirado Virgil Baker. El 26 de agosto de 1929, mediante Proclama expedida al efecto en virtud de la facultad que le confería el Artículo 7 de la Ley Jones, el Presidente de los Estados Unidos de América traspasó al Pueblo de Puerto Rico todo derecho, título e interés de los Estados Unidos de América en ciertos terrenos, entre los cuales estaban incluidos los terrenos arrendados a Baker. (Proclama del Presidente de los Estados Unidos de América Núm. 1889 de 26 de agosto de 1929.) Dichos terrenos comprenden el área en donde ubica el Hotel Caribe Hilton y sus derredores. Parte de la reserva en esa área, aproximadamente cinco acres, sin embargo, fue retenida por los Estados Unidos de América para el uso del Departamento de la Marina en el desarrollo de servicios de comunicación. Dicha parcela llegó a ser popularmente conocida como el “Coast Guard Parcel”. (D. J. Consulta Núm. 07-130-B Página Núm. 15.)

En 1930, Baker cedió todo su interés sobre los terrenos a él arrendados a la San Gerónimo Development Co., Inc., cuyos socios incorporadores eran él y su esposa. Posteriormente, la referida orporación, a su vez, subarrendó diferentes parcelas a varias personas particulares, por el tiempo restante de los 999 años del arrendamiento original. Entre estos subarrendatarios estuvo incluida la Compañía de Fomento Industrial de Puerto Rico, quien obtuvo tal subarrendamiento el 17 de enero de 1947. )Op.Sec. Just. Núm. 19 de 2002.) En estos terrenos subarrendados a la Compañía de Fomento Industrial se desarrolló la construcción del  hotel.

La construcción del nuevo hotel fue la punta de lanza de un ambicioso plan del gobierno para atraer el 16% del movimiento turístico del Caribe, que representaba más de $15,000,000 anualmente. La importancia ideológica del proyecto se evidencia en el cuidado que se tuvo en todos sus componentes, desde la arquitectura hasta la publicidad. La Compañía de Fomento Industrial delegó en la firma de publicidad McCann Erickson todo lo concerniente a las noticias sobre el progreso de las obras del hotel. Un dato esencial de la campaña noticiosa fue la divulgación de los pormenores de la transacción con la compañía Hilton Hotels Corporation, un prestigioso consorcio de hoteles norteamericanos que se haría cargo de la nueva hospedería. 

Conrad N. Hilton, presidente de Hilton Hotels Corporation, había iniciado en 1943 una activa campaña de compra de hoteles en Estados Unidos, y logró que su compañía fuera la primera de su clase en ingresar en el mercado de bonos de Wall Street. Hilton aceptó la invitación que le hizo Teodoro Moscoso, presidente de la Compañía de Fomento Industrial, para administrar un hotel en Puerto Rico, con lo cual inició su propio proyecto de una cadena hotelera de alcance mundial.

El acuerdo que el gobierno de Puerto Rico le ofreció a Conrad N. Hilton era beneficioso para ambas partes. El 21 de noviembre de 1946, la Compañía de Fomento Industrial de Puerto Rico y Hilton Hotels Corporation otorgaron un contrato de arrendamiento de veinte años para la administración del hotel. Dicho hotel tendría aproximadamente 300 habitaciones, con espacios comerciales a ser construidos por la Compañía de Fomento Industrial a un costo de $2,250,000.00, así como el mobiliario según los diseños, planes y especificaciones que fueran aprobados por las partes,  el costo y acondicionamiento de los terrenos, el costo de diseño y construcción del edificio y su mobiliario, y el desarrollo de la playa como balneario privado. Hilton Hotels Corporation se comprometió, por su parte, a aportar el capital de operación mediante un contrato de arrendamiento de veinte años y a absorber las pérdidas que se originasen durante el período de arrendamiento. El gobierno de Puerto Rico recibiría anualmente impuestos sobre las ganancias del hotel.



Con perspectivas tan lisonjeras se inició la construcción del Hotel Caribe Hilton en octubre de 1947 por el contratista neoyorquino George Fuller, quien negoció el contrato con la Compañía de Fomento Industrial. Se destacó como Ingeniero Residente en la construcción del Hotel Caribe Hilton el Ing. Roberto Sánchez Vilella, quien en el 1965 se convertiría en el segundo gobernador electo por el pueblo puertorriqueño. 

La inauguración del Hotel Caribe Hilton en diciembre de 1949 fue catalogado por la prensa local como un acontecimiento de alcances continentales, similar en importancia a la inauguración ese mismo año de Luis Muñoz Marín como el primer gobernador electo de los puertorriqueños. La imagen del nuevo y moderno hotel reflejaba en buena medida la perspectiva halagüeña de los programas y proyectos del Partido Popular Democrático. Con ese golpe de efecto publicitario, se pretendía contrarrestar la tétrica realidad de los arrabales -como el tristemente famoso El Fanguito-, que había sido reseñada hasta la saciedad en las notas periodísticas de la época. La casa pobre de las Américas se quería transformar en un rutilante muestrario del capitalismo benévolo de Estados Unidos. 

El evento de la inauguración fue una fiesta internacional, cuidadosamente orquestada, en la que participaron personalidades del exterior y celebridades de Hollywood. Gloria Swanson y José Ferrer eran los nombres más brillantes de una puesta en escena que incluía a periodistas norteamericanos, hombres de negocios y políticos que habían arribado en tres aviones fletados de la Pan American Airways. Era precisamente a ese mercado turístico al que se intentaba impresionar con la nueva hospedería diseñada en el Estilo Internacional como evidencia del progreso y la modernidad de la sociedad puertorriqueña que, gracias al proyecto socioeconómico del gobierno del PPD, había superado los tiempos malos de la pobreza extrema y la indigencia.
(1)

La hospedería recién había inaugurado cuando, en el 1950, la actriz Elizabeth Taylor pasó parte de su primera luna de miel en este hotel. Esto fue cuando se casó con Conrad Hilton, Jr., el primero de sus siete maridos. Con los años, otros famosos y políticos también se han hospedado en el Caribe Hilton. Entre estos se encuentran Frank Sinatra; Julio Iglesias; el rey Constantino de Grecia; el expresidente de la República Dominicana, Hipólito Mejías; el expresidente de Venezuela, Hugo Chávez; Bill Clinton; Jennifer López; Marc Anthony; Kurt Russell; Goldie Hawn; Paul Simon; Chubby Checker y hasta el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.(2)

Para la década de los 1950, la Compañía de Fomento Industrial realizó un relleno de terrenos sumergidos, de fondos de arrecifes coralinos y pastos marinos adyacentes para ampliar las tierras costeras, en un área que posteriormente se conocería como el Condado Bay Parcel, para construir allí las facilidades del Hotel Caribe Hilton. (Op. Sec. Just. de 25 de noviembre de 1970 a la pág. 8.) Al igual que sucede con el Coast Guard Parcel, parte de los terrenos del Hotel Caribe Hilton ubican en estos terrenos ganados al mar. (Roberto J. Sánchez Ramos, secretatio, D. J. Consulta Núm. 07-130-B, 11 de diciembre de 2007).  También dio lugar a la creación de la primera playa artificial privada en la isla.

De 1953 a 1972, Puerto Rico compitió con los principales países del mundo por los titulares reservados para los más importantes torneos de tenis. El Torneo Internacional Caribe Hilton fue, sin duda alguna, el más prestigioso y más famoso torneo de tenis celebrado en la Isla. Los principales tenistas del mundo siempre lo consideraron entre los primeros. Al Larsen, Tony Trabert, Roy Emerson, Stan Smith, Arthur Ashe, Manuel Santana, María Bueno, Nancy Richie, Margaret Court y Doris Hart son algunos de los nombres de los campeones de la competencia del Hilton, en sus veinte presentaciones. Dificultades económicas causaron su desaparición después de 1972. (3)

En noviembre de 1998 el gobierno cerró la venta de la hospedería a Hilton,  y tanto la Corporación de Desarrollo Hotelero (CDH) como el Banco Gubernamental de Fomento(BGF), anunciaron sin más que el Gobierno recibiría $80 millones en efectivo por la propiedad. Ni entonces, ni posteriormente, mencionaron que habría deducciones millonarias del precio estipulado de venta. La CDH, subsidiaria de la Compañía de Turismo dueña de los hoteles del Gobierno, recibió $61 millones por la venta de la popular hospedería en vez de los $80 millones anunciados.  (4)

El 25 de diciembre de 1999 reabrió sus puertas con nueva imagen y facilidades totalmente renovadas.  Tras ocho meses en reconstrucción y una inversión de $50 millones -$8 millones por encima de lo presupuestado- la famosa hospedería  realzó su aire tropical y atemperó sus servicios a las exigencias del viajero moderno. Aunque la estructura del histórico hotel conservó muchos de sus distintivos originales, la entrada principal, el área de la piscina, el mostrador de reservaciones y la distribución de algunas de las amenidades, como los restaurantes y salones de reuniones, cambió sustancialmente.

Además todo el mobiliario de las habitaciones, pasillos y áreas públicas fue reemplazado con muebles y alfombras más coloridos importados de Estados Unidos e Inglaterra. Todas las habitaciones fueron equipadas con receptáculos telefónicos para la transmisión de data de computadoras ("data port").

En general, las áreas públicas del Caribe Hilton son ahora más abiertas al exterior de lo que eran antes. Por ejemplo la piscina, que ahora cuenta con tres niveles, un bar, dos jacuzzis, cascadas y puentes, tiene vista panorámica al mar, ya que las villas fueron eliminadas.

El hotel tiene un total de 646 habitaciones. Las habitaciones renovadas cuentan con baños de mármol, nuevos tipos de duchas, espejos, grifería de lujo, nuevos armarios, mobiliario, nuevas cajas de seguridad y un moderno sistema de control de seguridad.

Las suites de lujo de dos niveles del Caribe Hilton están catalogadas como: Atlántico Suite, que es ideal para parejas recién casadas, la suite Presidencial, la suite Gobernador, Condado Suite y Laguna Suite. Entre las atractivas amenidades que ofrecen estas suites figuran jacuzzi, televisor de pantalla plana, centro de entretenimiento, espaciosa sala y comedor, y terraza con vista al mar o a la laguna del Condado. Este producto está dirigido al cliente sofisticado de alto poder adquisitivo.

Esta hospedería cuenta con 65,000 pies cuadrados de facilidades para reuniones y convenciones, y tiene una variada clientela con un 30% del negocio de grupos, 30% del mercado corporativo y un 40% del turista de ocio. 
(5)

Fuentes
(1) Jerry Torres Santiago/La Invención de los umbrales del Edón de los umbrales del Edén
(2) Josefina Barceló Jiménez/El Nuevo Día/ 8/12/2013
(3 ) Los Deportes en Puerto Rico / Emilio E. Huyke 
(4) Omaya Sosa Pascual/El Nuevo- Día 8/12/2000
(5) Yaritza Santiago Caraballo/El Nuevo Día-3/19/2006

  Índice de Lugares