Estadio Sixto Escobar

Por Johnny Torres Rivera

La inauguración del Parque Sixto Escobar tuvo lugar el 12 de noviembre del 1935. Para entonces se le conocía como el estadio del Escambrón por estar ubicado en los predios de dicho lugar. Fue renombrado por la Legislatura en honor al primer campeón mundial de boxeo boricua, Sixto Escobar, en abril de 1938. Los comienzos de su construcción se iniciaron en el 1931 y el diseño de esta instalación deportiva estuvo a cargo de la oficina del arquitecto Rafael Carmoega, autor del diseño de otras estructuras de Puerta de Tierra, cuyo mejor ejemplo es La Escuela de Medicina Tropical.

Se hizo una subasta para operarlo y "Tony" Luciano ganó la subasta presentando una Temporada Invernal, llamada así porque se jugaba durante los meses de invierno. Originalmente había planeado "Tony" traer dos equipos de Estados Unidos, como lo hizo, formando entonces un equipo en San Juan y otro en Ponce, para jugar tanto en el Parque del Escambrón como en la Liga del Castillo. Pero entonces súbitamente el entusiasta del Béisbol en Puerto Rico le dio la espalda al nativo, prefiriendo ver jugar a los de afuera. Eran mayores las concurrencias cuando jugaban los importados que cuando un equipo importado se enfrentaba a un equipo local. Y se inició entonces una etapa triste en nuestro Béisbol, en la que la enorme mayoría de los peloteros puertorriqueños se sentaba en las graderías a ver jugar los peloteros y equipos que era menester importar.

Un año Luciano perdió la subasta del Parque del Escambrón y se marchó a Ponce a promover Béisbol. Importó el "Richmond" para jugar en la Liga del Castillo y con este equipo vino a Puerto Rico el fabuloso bateador Johnny Mize. En el Parque del Escambrón, que ya tenía el nombre de Sixto Escobar, la empresa Rosario y Reyes presentó equipos de gran calidad, al igual que lo hiciera poco después Rafael Ramos Cobián. En honor a la verdad, durante la época en que se celebraron estas Temporadas Invernales, Puerto Rico vio un Béisbol de extraordinaria calidad, y la fanaticada puertorriqueña vio jugar peloteros de la talla de Wally Moses, George Hockette, Martín Dihigo, Rodolfo Fernández, Lázaro Salazar, Charlie Gilbert, Frank Duncan, Julio Rojo, y muchos otros. Equipos como el "Brooklyn Giants," "Estrellas de Ramírez" y "Concordia" son páginas inolvidables en la historia de nuestro Béisbol.

La liga profesional del béisbol se fundó en Puerto Rico en 1938. Aunque era solo una liga semi-pro hasta el 1941. Los seis equipos originales eran: Senadores de San Juan, Cangrejeros de Santurce, Criollos de Caguas, Indios de Mayagüez, Brujos de Guayama, Piratas de Ponce y los Grises Orientales de Humacao. Se jugaban dos partidos por día (mañana y tarde)  y la serie se extendía por 6 meses. Desde octubre hasta marzo. En el 1939 fueron presentados 56 juegos. Para aquel entonces el salario de los jugadores eran unos miserables $10 a $15. Los jugadores importados salían un poco mejor con unos $20 semanales.

En los finales de la década de los 30, Josh Gibson pegó en el Sixto Escobar el home run más largo de la historia. La distancia medida desde el plato hasta el lugar donde cayó la bola en la arena de la playa La Ocho  midió 608 pies.

Además del béisbol, sus facilidades sirvieron para el baloncesto, donde por años fue el escenario para los Cangrejeros del Santurce, Cardenales de Río Piedras y los Santos del San Juan, de Don Juan Elías. Para la celebración del Jubileo de Plata del Baloncesto en 1938 se construyó un piso de madera que se instaló en el Parque Sixto Escobar, al aire libre. La construcción de este piso fue posible por la coordinación de los esfuerzos de grandes figuras del deporte. Teófilo Maldonado, que era el Presidente de la Comisión de Recreo y Deportes, facilitó el dinero; Salvador V. Caro diseñó el piso y Eugenio Guerra dirigió su construcción. Al año siguiente, siendo presidente de la Comisión el periodista deportivo Juan Maldonado, se construyó un nuevo piso de madera para jugar Baloncesto en el Escobar en ocasión de la primera Serie Antillana, y la visita de la Selección Nacional Cubana de Baloncesto. Este piso de madera fue instalado luego en la cancha del Colegio del Sagrado Corazón en la parada 19 en Santurce.

En el Estadio Sixto Escobar fueron presentadas carteleras boxísticas, en las cuales participaron grandes luminarias del boxeo de la época. Se le llegó a considerar el Madison Square Garden puertorriqueño.   Un 21 de febrero de 1937, se había celebrado la primera pelea profesional por un título mundial en la isla, entre Lou Salica y Sixto Escobar en el mismo estadio. Esa era la tercera reyerta entre ambos púgiles, que se habían ganado mutuamente. Escobar era el campeón y retuvo su título al superar a Salica en 15 asaltos en un combate bien cerrado, donde Jack Dempsey fue el tercer hombre en el cuadrilátero. 

El 20 de febrero de 1938 se llevó a cabo el combate entre Henry Jeffra y Sixto Escobar, donde Escobar recobró el título gallo al superar al estadounidense por decisión unánime en 15 asaltos. Esa cartelera fue promocionada por Gustavo Jiménez y Arturo Gigante y fue todo un espectáculo. Los medios de la época relataron que 12 mil aficionados llenaron las facilidades del Parque Escambrón, entre los que se encontraban lo más alto de la sociedad de la ciudad, políticos y el Juez Presidente del Tribunal Federal, Robert Cooper.

Esas dos peleas y una tercera que se celebró en 1939 con Kayo Morgan en el estadio Escambrón, llevó a los redactores deportivos de la época y a los aficionados que idolatraban al Gallito de Barceloneta, a bautizar al estadio de Puerta de Tierra con el nombre de Sixto Escobar sin que mediara ninguna ley, solo el cariño y el deseo del pueblo que consideraban a Escobar como uno de los primeros héroes deportivos del país.

El
1ro. de marzo de 1955, Francisco Colon García, de Puerta de Tierra, derrota a George Lamalza por puntos en diez asaltos.  

El 21 de Julio de 1940 se celebró una convención en el Stadium Sixto Escobar de San Juan para crear oficialmente el Partido Popular Democrático bajo la presidencia de Luis Muñoz Marín. Unos 4.000 delegados asumieron directamente la representación de los 786 barrios rurales y los 77 pueblos de la Isla.

El primer Congreso Pro-Independencia se celebró el domingo 15 de agosto de 1943 en el Parque Sixto Escobar en San Juan. Estaba constituido por ochenta y cinco delegaciones, integradas cada una por dieciocho delegados representando a todos los municipios y trescientos tres delegados por acumulación. Asistieron además, entre quince a veinte mil personas procedentes de todos los pueblos y campos de Puerto Rico de acuerdo a la información publicada por la prensa del país el 16 de agosto de 1943.

En diciembre de 1947 Albizu Campos retorna a Puerto Rico y en los predios del parque se reafirma una vez más en su tesis revolucionaria.

San Juan fue la sede de la segunda Serie del Caribe celebrada del 21 al 27 de  febrero de 1950 teniendo a Doña Felisa Rincón de Gautier, entonces Alcaldesa de San Juan, como la lanzadora de la primera bola en el juego de inauguración. Un partido adicional fue necesario para decidir la Serie y Panamá derrotó a los locales 9 a 3, perdiendo el estelar Dan Bankhead.

La asistencia más grande que se congregó en el viejo Parque Sixto Escobar fue el juego decisivo de la Serie Final, entre los Criollos del Caguas y los Cangrejeros del Santurce durante la temporada del  1950-51 cuando 16,713 fanáticos fueron testigos un lunes, 19 de febrero de 1951, del famoso "pepelucaso"; jonrón de Pepe Lucas en el noveno que le dió el triunfo a Cabrera 3-2,  la primera victoria a la grey cangrejera y el derecho a representar la isla en la Serie del Caribe que se celebró ese año en Caracas, Venezuela.


2006

La primera transmisión a control remoto en la historia de la televisión puertorriqueña tuvo lugar el 4 de junio de 1954, cuando “El show del Payaso Pinito”, interpretado por Luis "El Che" Tejada se realizó directamente desde el Circo Panamericano, plantado en el Parque Sixto Escobar. Obviamente, lo dirigió Fernando Cortés. Como narradores actuaron Evelio Otero y Luis Vigoreaux, mientras que José Luis Torregrosa se desempeñó como locutor comercial.

La X Serie del Caribe, se celebró del 8 al 13 de febrero de 1958.  El Marianao de Cuba ganó nuevamente, al finalizar con marca de 4-2, seguido por el Caguas de Puerto Rico (3-3), Carta Vieja de Panamá (3-3) y Valencia de Venezuela (2-4)

En el 1962, previo a los Juegos CAC de Kingston, Jamaica, sirvió de escenario para la recordada serie internacional de baloncesto entre Brasil y Puerto Rico, donde muchos aseguran que esa serie cambió el baloncesto boricua. Otros deportes que se celebraron allí fueron el fútbol, el boxeo y el atletismo, este último catapultó internacionalmente el nombre del estadio Escobar, cuando el saltador cubano Javier Sotomayor se convirtió en el primer humano en el planeta en saltar 8 pies (2.43 metros) en el salto alto. Esa hazaña que se dio el 29 de julio de 1989, es sin duda el mayor acontecimiento internacional que se ha dado en el estadio Escobar en su historia.

Hay otras hazañas y momentos que no se olvidan, cuando Iván Rodríguez corrió los 400 metros en 46.6 en las Justas de 1956, siendo esa marca unas de las mejores del mundo para aquella época. 

En 1965 con el respaldo del cardenal Luis Aponte Martínez, el actor Camilo Delgado produjo varios montajes de la tradicional representación de Semana Santa “Muerte y Pasión de Nuestro Señor Jesucristo” en el parque.
 

El Estadio Sixto Escobar, escenario de los eventos de atletismo.

El parque Sixto Escobar se convirtió en la  sede de los Juegos Panamericanos VIII celebrados entre el 1 y el 15 de julio de 1979. La histórica capital de Puerto Rico recibió a 3,700 atletas de 34 países compitiendo en 22 deportes, convirtiéndose en los juegos más grandes hasta la fecha. Fueron comandados por el entonces presidente del Comité Organizador de San Juan ‘79, don Arturo Carrión. Durante 12 horas, la cadena norteamericana CBS TV le brindó cobertura para que fueran disfrutados en Estados Unidos. Fue remodelado totalmente para los Juegos, incluyendo la instalación de una pista sintética de 400 metros y el más moderno tablero electrónico y sistema de medición de tiempo En adición se le instaló una pista sintética de 200 metros para calentamiento, adyacente al estadio Aquí se llevaron a cabo todos los eventos de pista y campo y las finales de fútbol.

Años después en el 1985, el Escobar volvió a ser la sede de otro importante evento de atletismo mundial, cuando se celebró la eliminatoria de América de la Copa del Mundo. Ese evento tuvo como figura estelar al canadiense Ben Johnson que ganó los 100 metros con tiempo de 10.04 y del brasileiro Robson Caetano Da Silva, medallista olímpico en los 200 metros. En fin son muchas las figuras que han pasado por los carriles de tierra y sintético del Escobar a lo largo de estas ocho décadas.
 

La estatua de el campeón boxeador Sixto Escobar, que engalana la placita frente a la entrada del estadio, fue develada en marzo del 2005. Entre las celebridades presentes durante el acto se encontraban  los campeones mundiales de boxeo  de los Juegos Panamericanos de 1979 y los Centro Americanos y el Caribe del 1997 Julián Solís y Alfredo Escalera.
 

 


 C. 1945 / Edwin Rosskam

 

El estadio Sixto Escobar tiene una capacidad para aproximadamente 15,000 espectadores.  Su pista atlética está recubierta con material sintético; el perímetro es de 400 metros, con ocho carriles de 1.5 metros de ancho cada uno.  Está ubicado al norte de la isleta de San Juan, en la Avenida Muñoz Rivera, cerca de la playa y al lado del Hotel Normandie.

En noviembre 2005 la Cámara de Representantes reasignó una partida de fondos al Departamento de Recreación y Deportes, para la rehabilitación de el Parque Sixto Escobar.

El  jueves, 18 de marzo de 2010 tuvo lugar la inauguración del Museo-Biblioteca del Pabellón de la Fama del Deporte Puertorriqueño, en la entrada del Parque Sixto Escobar de San Juan. Estuvieron presentes durante el evento, el secretario del Departamento de Recreación y Deportes, Henry Neumann,  acompañado del presidente del Pabellón de la Fama del Deporte Puertorriqueño, Bob Leith; del director general, José Julián Álvarez; del senador Antonio Fas Alzamora y de muchos inmortales del deporte. Las nuevas instalaciones se convirtieron en el templo de los inmortales del deporte, reafirmando así la misión y visión del Pabellón que reza “Tratase, entonces, de un registro de hechos consumidos en el presente o en el pasado que por haber perdurado colectivamente en la memoria, perpetuán la trayectoria de nuestros deportes y deben por tanto consignarse de maneras que no se conviertan en un sueño perdido en un universo de realidades”. 

En la actualidad también cientos de jovencitos utilizan sus facilidades para comenzar a tener contacto con el fútbol.

Fuentes:
- Sixto espera ganar por "knockout", El Mundo, 21 de febrero de 1937, p. 11
- De Mi Hoja de Apuntes, exposición del desarrollo histórico de Puerto Rico durante los últimos años,Lieban Córdova, Ediciones
  Rumbos, 1964

- Los Deportes en Puerto Rico, Emilio E. Huyke, Rafael Pont Flores, 1968
-Album de oro del boxeo puertorriqueño, Casa del Boxeador, Inc, 1974
- Una ciudad dos equipos, Edgardo Rodríguez, Juliá, El Nuevo Día, dom, 16 de diciembre de 2007
- Un parque al lado del mar, Edgardo Rodríguez Juliá / Especial El Nuevo Día,  21 de diciembre de 2007
- Inauguran Museo-Biblioteca del Pabellón de la Fama del Deporte Puertorriqueño, Quique Aparicio / Spot PR News, 18 de
   marzo de 2010
- Los 80 años del Estadio Sixto Escobar, Carlos Uriarte González, El Nuevo Día, 8 de noviembre de 2012