Guardia Nacional de Puerto Rico (PRARNG)

 

Marcha del 295



Por Johnny Torres Rivera

El terreno y actual edificio donde están situados los cuarteles de la Guardia Nacional fueron transferidos al Gobierno Insular en el 1937. El general Frank Ross McCoy, comandante del área del segundo cuerpo del Ejercito al cual pertenecía el Regimiento 65 dió instrucciones al coronel John W. Wright para que preparara un plan, en virtud del cual se pudiera hacer el traslado de los soldados de Cayey a San Juan. La recomendación del general McCoy se basaba en que, desde el punto de vista militar, no era necesario que el batallón del Ejército estuviera estacionado en Cayey. Para llevar a cabo estos planes, se presentó en el Congreso de Estados Unidos el proyecto de la Cámara Núm 1973, que aprobó este alto cuerpo y pasó al Senado, en virtud del cual se autorizaba el traspaso en venta al Gobierno Insular de los terrenos que ocupaba el Service Company junto a la Escuela de Medicina Tropical. El Congreso aceptó el cambio de propiedades entre el Gobierno Insular y el Federal. El viejo edificio del manicomio, en donde se encuentran instalados el Departamento de Sanidad y la Guardia Nacional, pasaría manos del Gobierno Militar de la isla, y los terrenos utilizados por el Service Company del Regimiento a propiedad del Gobierno Insular. La Guardia Nacional pasó a ocupar el edificio y terrenos de Puerta Tierra, con excepción del predio que habría de cedérsele a la Escuela de Medicina Tropical para su ampliación.

Historia

La Guardia Nacional de Puerto Rico alega ser la descendiente directa de la milicia original que existió en la isla desde la época de la conquista y de la colonización españolas a principios del siglo XVI . Los indios de Puerto Rico, llamados tainos, se rebelaron en 1511. Los españoles (sobre todo los granjeros y los trabajadores de mina) tuvieron que dejar sus trabajos y tomar las armas para defender su tierra adoptada. Desde esa esa fecha sin confirmar en 1511,cuando los taínos mataron a Cristobal de Sotomayor y quemaron la ciudad nombrada en su honor, los colonos de Borínquen tuvieron que formar, por necesidad, una clase de guardia nacional constituida por ciudadanos como sus soldados.

Se Organizaron en 1693 y fueron reorganizadas las Milicias Urbanas de Puerto Rico. Primero en 1765 como las Milicias Disciplinadas de Puerto Rico. Después de la sublevación de Lares de 1868, los españoles, que dudaban de la lealtad de los puertorriqueños,  procedieron a disolver  estas compañías, incluyendo la Compañía de Artilleros Morenos de Cangrejos, compañía separada compuesta por negros puertorriqueños. Las milicias, son los antepasados lineales directas de dos de las unidades nacionales de la actual Guardia Nacional: la 295 y la 296 de infantería. Las milicias fueron substituidas en 1870 por otra organización similar, El Instituto de Voluntarios.


Voluntarios. 1870

En 1899, el congreso de los Estados Unidos autorizó el establecimiento de una unidad militar compuesta de puertorriqueños y en 1900 establecieron al Batallón de Puerto Rico. Con reorganizaciones sucesivas esta unidad se convirtió en la Infantería Voluntaria de Puerto Rico, el Regimiento Provisional de la infantería de Puerto Rico, el Regimiento de Puerto Rico, Infantería Puertorriqueña de los Estados Unidos y finalmente en 1920, el Regimiento 65 de Infantería de los Estados Unidos.

En 1906, un grupo de puertorriqueños se reunió con el gobernador Beckman Winthrop, y sugirió organizar una guardia nacional puertorriqueña. La petición no prosperó, ya que la constitución de los Estados Unidos de Norteamérica  prohíbe la formación de fuerzas armadas dentro de los mismos estados o sus territorios sin la previa aprobación del Congreso.

El Regimiento de Puerto Rico, de la Infantería de Estados Unidos, con 4.000 soldados participó en los escenarios de la Primera Guerra Mundial. Entre 1917 a 1919 protegió el Canal de Panamá. Además, varias de las unidades "Home Guard" fueron organizadas y muchos de los puertorriqueños que tenían residencia en los Estados Unidos continentales sirvieron en las unidades del continente que lucharon en Europa. Los puertorriqueños de piel más obscura fueron enviados a servir en unidades racialmente segregadas, como la 39va. infantería, "los combatientes del infierno de Harlem" quién luchó bajo comando francés. El famoso músico y compositor Rafael Hernández, y su hermano, Jesús, sirvieron en la banda musical de esa unidad. En total, 236.000 puertorriqueños fueron registrados durante el reclutamiento para la Primera Guerra Mundial y 18.000 prestaron servicio en el ejército.

La rapidez con que se había organizado una brigada de civiles puertorriqueños durante la Primera Guerra Mundial, claramente indicaba la conveniencia de establecer la Guardia Nacional en la Isla, como una institución permanente.  La necesidad de una unidad de guardia nacional llegó a ser evidente a un oficial puertorriqueño del ejército regular, que había servido como instructor en la preparación de los oficiales de Puerto Rico. Le presentó su propuesta al gobernador de entonces de Puerto Rico, Arturo Yager. Inmediatamente después de la conclusión de la primera guerra mundial sus esfuerzos fueron coronados; por la Ley de la Defensa Nacional de junio 3 de 1916 se autorizó organización de una Guardia Nacional para Puerto Rico. El trabajo se empezó activamente tan pronto se asignaron fondos por el Congreso. Este oficial era el General Luis Raúl Esteves, el primer puertorriqueño en graduarse de la Academia Militar de los E.E.U.U. en West Point, y el primer comandante oficial de la división nacional de la Guardia Nacional de Puerto Rico. 


2006

El 19 de julio de 1919, el Secretario de la Guerra, Newton D. Baker, comunicaba al gobernador el deseo del Presidente de organizar definitivamente en Puerto Rico «una pequeña fuerza de tropas de la Guardia Nacional, completa en sí», capaz, entre otras cosas, de cooperar con el Regimiento de Infantería de Puerto Rico, en la defensa policíaca de la Isla. La Guardia Nacional consistiría eventualmente de una brigada completa de infantería, pero, de acuerdo con los fondos disponibles en el Presupuesto nacional del año fiscal de 1920, sólo se autorizaba la organización inmediata de un regimiento de infantería y un escuadrón de caballería.

El 24 de noviembre de 1919, el comandante John A. Wilson, nombrado jefe con el título de Ayudante General de nuestra Guardia Nacional, autorizó la formación de su primera unidad, en Mayagüez, la Compañía «A» de su Primer Regimiento de Infantería. Encargóse de esta labor al capitán Luis A. Irizarry, G. N., auxiliado por el coronel Manuel Font del Ejército Regular. Cuando se asignaron los fondos necesarios en el Presupuesto nacional, se continuó organizando dicho Primer Regimiento de Infantería, llamándosele entonces Regimiento 295 de Infantería, que fue poco después puesto al mando del coronel Luis Raúl Esteves. 

Posteriormente se formó otro batallón que fue anexado al 295, hasta que, en marzo de 1936, se ordenó la organización del Regimiento 296, cuyo primer batallón se relevó de servir con el 295. Siguiendo a esto, de acuerdo con el plan delineado por el tario de la Guerra en 1919, arriba, sujeto por supuesto, a las enmiendas impuestas por el progreso a última hora de las ciencias militares, se procedió a la formación de la brigada puertorriqueña con los dos regimientos, 295 y 296, y un batallón de artillería de campaña, el n.° 162, más otras unidades auxiliares de las tropas de combate, suprimiéndose del plan la adición de tropas de caballería. Confióse su mando al general Luis Raúl Esteves, quien fue el primer puertorriqueño graduado de la Academia Militar de West Point y quien dedicó todos sus esfuerzos a la ampliación y entrenamiento de nuestras Milicias Disciplinadas del siglo XX, como lo hiciera el mariscal O'Reilly en el siglo XVIII. 

Al primer regimiento de la Guardia Nacional de Puerto Rico se le conoció como "First Infantry Regiment", organizado el 2 de junio de 1920. El 26 de diciembre de 1922 fue reorganizado como el "Regimiento 295 de Infantería. En marzo 1 de 1936 surge el Regimiento 396 de Infantería. Anteriormente, el 296 existía como un batallón subordinado al Regimiento 295 de Infantería. 

PRIMER BATALLON 296 DE INFANTERIA

El 9 de julio de 1922 se organizó la compañía A, del Primer Batallón 296 de Infantería. Tuvieron a cargo la organización de la unidad el Capitán Candelario Morales y los Tenientes Jesús M. Negron, Juan Pont Zayas, Juan J. Rivera, Ramiro Irizarry, siendo el Sargento Primero José Benítez.

En 18 de octubre de 1940, la unidad fue ordenada a trasladarse al Campamento Tortuquero. La Guardia Nacional de Puerto Rico, bajo el mando del General de Brigada Luís Raúl Esteves, empezaba un riguroso adiestramiento por un año. Poco tiempo más tarde entraron los Estados Unidos de América en guerra.

Aunque los planes de la guerra no llamaron para el servicio activo a las brigadas separadas de la infantería en los Estados Unidos, el Departamento Guerra autorizó una nueva brigada en la Guardia Nacional de Puerto Rico, la 92 de Infantería. Los nuevos cuarteles iniciaron su servicio el 15 de octubre de 1940, pero continuaron activos menos de dos años sin ver combate.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el 296 de Infantería fue enviado al Pacífico y el 295 a la Zona del Canal de Panamá, ocupando algunos destacamentos posiciones en las Antillas Menores. Siguió a la terminación de esta guerra la desmovilización de los guardias nacionales, encomendándose poco tiempo después la reconstitución de sus dos regimientos a los coroneles Juan César Cordero y Wilson P. Colberg.  En julio 1942 el Caribbean Defense Command desactivó la brigada y la substituyó por la Fuerza Móvil de Puerto Rico.

A principios del 1946, regresaban los soldados del 296 de Infantería de las lejanas regiones del Pacifico, donde se les había encomendado una difícil misión. Pocos días más tarde fueron licenciados.

El 22 de diciembre de 1946, resurge nuevamente la Compañía de Aibonito, pero esta vez con el nombre de Compañía I, del 296 de Infantería. El Coronel Juan César Cordero Dávila y el Teniente Coronel Jacinto Castrillo, para esa época Comandante y Ejecutivo del 296, respectivamente, encomendaron la misión al Capitán Santiago Díaz y al Sargento Primero Fernando Lara.

De nuevo puesto en pie de guerra, el 296, en septiembre de 1950, bajo el mando del coronel Juan C. Cordero, fue enviado al frente de Corea, inhóspito país en donde sufrió las más numerosas bajas en su historia, al reforzar fuertemente el 65 de Infantería que estaba sirviendo allí y que hubo de estar bajo su mando durante algún tiempo. Años después regresaba a Puerto Rico. En 1958 falleció el general Esteves, siendo sustituido en el cargo por el veterano de Corea, el coronel Cordero, de Ayudante General de Puerto Rico. Al año siguiente se operó la última reorganización de la Guardia Nacional de Puerto Rico aún vigente, basada en la nueva fórmula pentatónica que creó los llamados GRUPOS DE COMBATE. A la brigada de Puerto Rico tocaron tres de estos grupos, tres batallones de artillería ; tres batallones auxiliares que comprendían uno de tanques, uno de transporte motorizado y otro de policía militar; tres compañías auxiliares que incluían una de señales, una de sanidad y una de maestranza ; tres destacamentos: uno del Estado Mayor de la brigada, otro de información pública y otro de la Banda de Música. También se le agregó una unidad de aviación. Dióse el nombre de Primer Grupo de Combate 65 de Infantería en homenaje al viejo regimiento de ese nombre ya extinto. La defensa inmediata del país ha sido confiada así a esta completa, eficiente y bien equipada brigada de la Guardia Nacional. En caso necesario podrá ser reforzada por cualquiera de las unidades que integran la Defensa Nacional de los Estados Unidos.

La misión estatal es la de mantener unidades debidamente equipadas, entrenadas y organizada con esquemas típicamente militares, bajo ordenes del gobernador, con el propósito de proteger las vidas y propiedades; además de conservar la paz y el orden. La anterior responsabilidad federal le permite a esta institución militar apoyar en caso de guerra o emergencia nacional al ejército y fuerza aérea regulares, y esto último se da por orden del Presidente de los Estados Unidos. El gobernador en su calidad de Comandante, puede llamar a toda o parte de la fuerza, para atender localmente desastres naturales o desordenes en apoyo de las fuerzas civiles en cuestiones de orden público, y ejerce su mando a través del Ayudante General.

Aquí la guardia nacional participa en actividades cívicas con la población, en reparación de puentes y carreteras, acueductos, distribuyendo agua en los pueblos en tiempos de sequías, apoyando con servicios médicos a comunidades aisladas entre otros. Además contribuye con la economía, al canalizar los recursos anuales provenientes de los gobiernos federales, representados en los pagos y gastos militares de los miembros de la Guardia Nacional, en los costos de operación y mantenimiento del equipo.

La PRARNG (Puerto Rico Army National Guard) ha brindado apoyo a las comunidades utilizando sus recursos especializados. Las unidades médicas proporcionan cuidado médico, educación e inmunizaciones preventivas en vecindades de bajos ingresos. Los miembros de la Guardia Nacional colaboraron con las agencias estatales a cargo del cumplimiento de la ley y sus programas anti-drogas, dando como resultado la incautación de millones de dólares en drogas ilegales.

Durante la operación Centurion en 1996, unidades de PRNG y la policía hicieron intervenciones en 76 residenciales públicos, con el propósito de arrestar a los distribuidores de drogas y a los criminales, y restaurar el orden en las comunidades. La PRARNG es la única organización en los E.E.U.U. que conduce los tres programas NGB-patrocinados por la juventud: STARBASE, Youth Conservation Corps, and Challenge.

A nivel internacional, El 113vo. Destacamento Móvil de Asuntos Públicos fue desplegado en Honduras, Nicaragua y El Salvador como apoyo a las ayudas internacionales durante el desastre del huracán Mitch.Las unidades de la aviación proporcionaron la ayuda con helicópteros a las Fuerzas Conjuntas Esteli en Nicaragua como parte de el ejercicio militar meridional New Horizons '99 de el Comando Sur de los Estados Unidos.

Fuentes:
- El Mundo,  sábado 15 de mayo de 1937
- Adolfo de Hostos Diccionario Histórico Bibliográfico Comentado de Puerto Rico.
- El mundo, viernes 21 de mayo de 1937
- El Libro de Oro de Puerto Rico, El Libro Azul Publishing Co. 1923.
- José Angel Norat, Guardia Nacional de Puerto Rico - Historia y  Tradiciones,  1987 .
- Museo de la Guardia Nacional,  Puerta de Tierra.

-
C
oronel Fabio L. Rodríguez Hernández,Monografía.