Iglesia Metodista. calle Padre Hoff  #50

Iglesia Metodista  
Pedro Rosa Viruet
de Puerta de Tierra

La Iglesia Metodista Pedro Rosa Viruet de Puerta de Tierra se estableció originalmente como punto de predicación en mayo de 1900.


Los misioneros George S. James y el Rev. Samuel Culpeper abrieron la obra a las afueras de la ciudad amurallada bajo la dirección del primer Superintendente, Dr. Charles W. Dress. Los misioneros, según el Libro de Registro de la Iglesia que existe aún en perfectas condiciones, asentaron los primeros bautismos y nombres de miembros.

Durante muchos años Puerta de Tierra fue el centro de lo que se conoció como cargos pastorales de San Juan Suburbano. Eran éstos Puerta de Tierra en sí, Santurce y Barrio Obrero. Culminó con el establecimiento de una nueva iglesia: la Iglesia Metodista San Pablo. Para el 1933 contaba con 25 jóvenes líderes, entre ellos, Pedro Pérez y Jorge Class. Juan F. Ramírez, Rafael Ángel Maldonado, Alfonso Torres, y los Vega.....

Los terrenos donde está el templo actual fueron donados por un español. La plataforma, el pulpito, las lámparas del centro y el antiguo vitral fueron inaugurados con el templo en 1938. La congregación contaba con 150 hermanos miembros y con un coro de damas.

El Reverendo David López, se dedicó durante la década del 90 del siglo pasado, a afianzar el programa de la Iglesia, a embellecer su templo y a renovar sus facilidades. El Pastor López prestó especial atención en la ordenación, restauración y conservación de los documentos históricos: los libros de Registro, los libros de actas oficiales, etc. Cada volumen ha sido minuciosamente encuadernado y debidamente desplegado en una vitrina adecuada, pero bajo llave para su protección.
(1)

La Iglesia Metodista de Puerto Rico (IMPR), que cuenta hoy día con cerca de 12.000-15.000 miembros bautizados, fue fundada por los misioneros que llegaron de Estados Unidos en 1900. La Iglesia Metodista envió al Rvdo. A.B. Leonard y al obispo Nine a explorar las condiciones de Puerto Rico, para ver si era favorable que esta Misión se estableciera en tal medio. El informe que ellos rindieron hizo posible que se asignaran $3,481 para iniciar la empresa. Se cablegrafió al Dr. Charles William Drees, que estaba en Buenos Aires, para ofrecerle el puesto de Superintendente de la Misión, el cual él aceptó gustosamente. Cuando llegó a San Juan, se encontró con el Rvdo. G. B. Benedict, a quien había conocido en Chile. El Rvdo. Benedict era miembro supernumerario de la Conferencia de la Misión del Oeste de Suramérica; en Puerto Rico ocupaba un alto puesto en el Departamento de Educación. Ese año el Dr. Drees organizó la Iglesia de San Juan, la Iglesia de Puerta de Tierra y la Iglesia de Arecibo.

Inmediatamente, se organizó la iglesia "La Santísima Trinidad", en la calle Sol, donde en los días del 7 al 10 de marzo de 1902, bajo la presidencia del obispo John M. Walden, se efectuó la Primera Reunión Anual de la Misión Puertorriqueña. El interés educativo movió a los representantes metodistas a crear el Instituto Washington, una escuela para huérfanos que tuvo muy poca duración. Al cabo de cuatro años de esfuerzos, comprendieron la necesidad de preparar ministros nacionales. De Hato Viejo surgió el primer predicador local, Juan Vázquez, quien juntamente con Genaro Cotto, tomó un adiestramiento de cinco años, llegando ambos al diaconado.

En 1913, presidiendo el obispo William Burt, se declaró la Misión de Puerto Rico en una Conferencia. Esta abarcaba a San Juan, Aibonito, Arecibo, Camuy, Hatillo, Comerlo, Culebra, Guayama, Aguirre, Arroyo, Utuado, Jayuya, Maunabo, Patillas, Ponce y Vieques. Para 1919, contaba con 55 iglesias, 138 lugares de predicación, 35 ministros y predicadores, y 3,123 miembros. En Santurce, operó el Orfelinato "G. O. Robinson", que le brindaba hogar a un grupo de niñas y además era un centro de enseñanza que abarcaba la escuela elemental. Hoy ha sido remodelado y ofrece enseñanza secundaria. En Hatillo, hubo una institución llamada de esa forma, que daba alojamiento a niños huérfanos.

A pesar de algunas dificultades económicas, esta Misión ha ido en franco progreso. Ha desarrollado un ministerio nacional y ha edificado hermosos templos. En la Conferencia Anual de 1949, se nombró al Rvdo. Tomás Rico Soltero como Superintendente General. Como la Iglesia continuaba expandiéndose, se dividió el campo en dos cargos: uno, de Superintendente del Distrito Oriental y el otro, de Superintendente del Distrito Occidental. Para dar a la juventud orientación cristiana, surgió la Fundación de Estudiantes Metodistas.

En los últimos años, en 1971, para ser exactos, la Iglesia Metodista empezó a demostrar hondas preocupaciones por la realización de un trabajo más efectivo y más en consonancia con la situación que vive el mundo contemporáneo. Se nombró un Comité de Nueva Estructura que hizo varias recomendaciones, entre ellas, que se dividiera el campo metodista en tres distritos, cada cual con un Superintendente. Por fin, se nombró un Superintendente General y tres distritales. El Rvdo. Rafael Boissén ocuparía el primer puesto y los Rvdos. José A. Robles, Bienvenido Güisao y Lino Feliciano los distritos de San Juan, del Noroeste y del Sur Central, respectivamente. Entre algunos cambios, el nombramiento del Rvdo. Gildo Sánchez como Superintendente Conferencial.

Su iglesia madre es la Iglesia Metodista Unida de los Estados Unidos, Nueva York, Estados Unidos, con la que la IMPR mantiene relaciones cercanas y fluidas. Es miembro del CLAI (Consejo Latinoamericano de Iglesias) y de la Conferencia de Iglesias del Caribe. Es asimismo miembro del Seminario Teológico de Puerto Rico. 

En 1972, la IMPR recibió cierta autonomía, para convertirse finalmente en una iglesia totalmente autónoma en 1992. Interviene en proyectos de educación, atención diurna, escuelas de primaria y secundaria, así como en la defensa de los derechos humanos. 

Fuentes
1-Rev. Gildo Sánchez Figueroa, Hacia un siglo de historia, revista Visión Metodista, Año2-Núm 1, diciembre de 1996 - enero 1997.