Las Fiestas de Cruz

Carmen Leonor Rivera-Lassén e Ibsen Peralta Ramos

 

Guaracha a mayo

 


Vídeo-Iglesia San Agustín




Isabelo Rivera Sayáns

             

CUANDO LLEGA el mes de mayo comienzan los rosarios cantados a la Santa Cruz o como mejor se conocen las Fiestas de Cruz. Estas fiestas llenan de cantos las noches frente a los altares que en honor del santo madero se erigen en iglesias, marquesinas, parques y plazas. Por los aires se oye: 

"Salve Cruz santa y divina, donde Jesús expiró. Donde su sangre vertió.  Entre la zarza y la espina, entre la zarza y la espina, expiró." 

Esos cantos se extienden hasta el mes de octubre -Mes del Rosario- para pagar promesas y alabar a la madre del Cristo que murió en el madero y era el redentor. 

Las Fiestas de Cruz son fiestas de arraigo popular que reflejan la tradición católica de la adoración y alabanza de la Santa Cruz y la celebración de la exaltación de la Cruz que desde tiempos de Santa Elena es parte del santoral. En ellas se le canta a la Cruz, se alaba el sacrificio de Cristo y se honra a la Virgen Madre. Estas fiestas llegan a nuestros días gracias al celo por recopilar los versos y la música de aquellas fiestas que se hacían en Ponce a principios del siglo XX. El maestro Augusto Cohen fue quien recogió las melodías del "rosario cantao" característicos de la zona del sur. 

Estas fiestas se originan en España y cuenta la tradición que se empezaron a celebrar en Puerto Rico tras la Isla haber sido sacudida por un terremoto el 3 de mayo de 1787. Ese día se hallaron los restos de una cruz y los pobladores comenzaron a elevar plegarias y cantaron para que Dios los librara de aquel terrible mal. Con música se hicieron los rezos a la Santa Cruz. 


El rosario de Cruz 

En la zona del norte de Puerto Rico el rosario a la Santa Cruz o las Fiestas de Cruz se mantienen vivas en las zonas cangrejeras. De Santurce a Villa Palmeras, del Barrio Obrero, a Puerta de Tierra, hasta la Plaza de Armas, los Cantores de la Santa Cruz bajo la dirección de Isabelo Rivera cantan los Fiestas de Cruz que incluyen el vals, el aguinaldo, el seis chorreao, la guaracha y algo de bomba. Se acompañan del cuatro, el tres, el güiro, las maracas, las congas y la guitarra. Las voces se unen en dúos para interpretar las canciones para las cuales los presentes repiten los es tribillos. 

Cada noche, que pueden ser desde una hasta nueve, se congregan los devotos alrededor de un altar con escalones que se adornan con flores y velas. La cruz en el centro es decorada con flores frescas o de papel que se preparan para la ocasión. En el lugar de reunión hay profusión de obsequios, dulces del país, refrescos y la famosa agua loja hecha a base de jengibre. Un padrino o madrina carga la "capia" que lo compromete con la actividad para el próximo año. Los dulces y refrescos se reparten por abanderados que se escogen cada noche y cuya misión es pagar los obsequios. La música une a todos y los cantos pueden durar hasta altas horas de la noche. 

Para las Fiestas de Cruz que Isabelo ha cantado en Los Angeles y Santurce Gladys Ramos ha montado los altares. Sigue la tradición de artesanos como Pedro Adrover de Aguada que prepara altares de Fiesta de Cruz con flores del país y adornos de papel y madera. Esta vez los adornos hechos por Gladys serán especiales y similares a los que Inocencia Díaz (Chencha) de Puerta de Tierra ponía en sus altares de fiestas en el ranchón capitalino.


El conocido antropólogo don Ricardo Alegría dice que en la Isla la Fiesta de Cruz ha ido tomando carácter propio; y tanto los cánticos como la forma de rendir culto a la Santa Cruz, son peculiares en nuestro país. Nuestro Rosario Canta’o de la Fiesta de Cruz de Mayo, se ha originado de la fusión de la Fiesta de Cruz del 3 de mayo, con la dedicación de dicho mes a honrar y venerar también a la Virgen María. De ahí que entre las 19 canciones tradicionales, se incluyan las Letanías Marianas, que se siguen cantando en latín.

"Se comió los dulces.
Se bebió la horchata.
Y después no quizo,
levantar la capia."
  "A la Santa Cruz 
doy la despedida. 
Sálvanos, Jesús, 
Sálvanos María."