Día Nacional del Abuelo


Día Nacional del Abuelo. Homenaje a las abuelas y abuelos  ofrecido en el Pabellón de la Paz,  Parque Luis Muñoz Rivera, Puerta de Tierra.

   Cuando nos llamen abuelos MP3
 

Galería de fotos

La primera celebración del Día Nacional del Abuelo en Puerto Rico, se celebró el domingo 10 de septiembre del 2006, organizada por Esperanza para la Vejez (ESPAVE), una entidad privada sin fines de lucro creada en 1966 bajo las leyes del Estado Libre asociado de Puerto Rico para la prestación de servicios a personas de edad mayor. Desde entonces se ha continuado conmemorando el día anualmente. Este es un pasadía familiar en el Parque Luis Muñoz Rivera en San Juan, libre de costo donde el propósito primordial es enaltecer la figura y el valor de los abuelos, donde los presentes disfrutan de espectáculos artísticos, clínicas de salud, demostraciones de baile, artesanías, juegos y muchas otras actividades.

Una breve historia del evento

En varios países latinoamericanos los festejos se celebran el 26 de julio, siguiendo la tradición proveniente de España en conformidad con la conmemoración religiosa de Santa Ana y San Joaquín, los padres de la Virgen María, abuelos del Niño Jesús.

En 1973, comenzó en Virginia Occidental, Estados Unidos de Norteamérica, una campaña a nivel estatal para establecer un día especial para los abuelos. El primer Día de los Abuelos fue creado por el Gobernador Arch Moore de ese estado. A través de esfuerzos concertados por personas interesadas en la preservación de su patrimonio, esta campaña fue encabezada por Marian Lucille Herndon McQuade del Condado de Fayette, madre de quince hijos y abuela de 40 nietos, oriunda del pequeño pueblo de Oak Hill.

El interés y empeño del senador Jennings Randolph (D-WV) fue especialmente decisivo en este proyecto. En 1973, el senador Randolph presentó una resolución en el Senado de Estados Unidos y en 1978, cinco años después de su creación, el Congreso aprobó una ley declarando el primer domingo después del Día del Trabajo Nacional como Día de los Abuelos, y el presidente Jimmy Carter firmó la proclama. La flor representativa es la "no me olvides". Septiembre fue el mes elegido para la celebración, por el simbolismo con el "otoño" de la vida, y hoy este evento, que comenzó por unos pocos, es observado por miles en todo Estados Unidos.

La celebración

El cumplimiento adecuado del Día de los Abuelos es muy importante. Algunas familias pueden disfrutar de pequeñas reuniones privadas, pero para los que desearan entretener a grupos más grandes, puede ser divertido incluir un espacio de tiempo para permitir a los abuelos contar historias de su pasado, ilustrando a los niños como era crecer "cuando eran jóvenes." Pasadías y reuniones sociales también han sido exitosos.

Una parte muy significativa de tales reuniones debería incluir una actualización de los álbumes de familia y fotos. Los nombres y las fechas se deben poner en las viejas fotos, para nunca olvidar quienes aparecen en ellas, y muchos abuelos y nietos han comenzado los libros de recuerdos de familia, que atesoran muchos recuerdos.

Durante la celebración del Día de los Abuelos, no debemos olvidar los confinados y los de los hogares de ancianos que no pueden estar con sus familias o no tienen familias. Cada esfuerzo debe hacerse para incluir a estas personas en la corriente principal a través de tarjetas, proyectos comunitarios y visitas en otros momentos, y no tan solo durante los días feriados.

Para aquellos que no tienen la suerte de tener abuelos o nietos, la necesidad se hace cada día mayor para llenar estos vacíos. Hay muchas personas solitarias a quienes le encantaría tener la oportunidad de convertirse en Abuelos Adoptivos, y para los niños no es tan mala idea adoptar un abuelo.

Cuando se acerque el Día de los Abuelos, invitemos a los niños a identificar y fechar todas las fotos en álbumes familiares viejos, mientras todavía tengan a alguien vivo a quien preguntar. Muchos recuerdos se pueden derivar de ello para los años venideros.

Todo el mundo es un nieto y pueden participar en la observancia de este día - un tiempo para descubrir las raíces y aprender a manifestar la paciencia y comprensión para los ancianos.

Este también es un momento perfecto para establecer una comunicación que nunca se romperá. Muchas veces sólo los abuelos tienen conocimiento o respuestas a preguntas sobre historias familiares. Cuando esta información se transmite a los nietos, todo el mundo puede estar seguro de que su patrimonio se conserva; un activo valioso y necesario en una época cuando las familias muy unidas se están convirtiendo en cosa del pasado.

Talentos especiales, tales como recetas secretas de cocina, la artesanía o tradiciones cayendo en el olvido deben ser transmitidos a aquellos que muestran un interés. La música antigua familiar, canciones y danzas, junto con los significados y orígenes, son importantes para mantener un fuerte sentido de los antecedentes familiares. Destacar la importancia de mantener un árbol de familia, y el propósito de preservar determinadas creencias étnicas o religiosas. Cada niño y su nieto necesita saber la línea ancestral de sus padres.

Pero lo más importante, este día debe ser un espíritu que vive todo el año - un espíritu que llevamos dentro de nosotros mismos.


Flor no me olvides

 

Índice de Eventos