Biografías


José Francisco González Rodríguez

Por Bibiana Hernández Suárez
 

El nombre de José Francisco González Rodríguez posiblemente no suene muy familiar, pero si escuchamos "Queco", todo Puerta de Tierra lo ha conocido por décadas, aunque él mismo no recuerda quién le puso el apodo que ha llevado toda su vida. 

Queco nació en 1941. Fueron sus padres don Francisco González Rivera y doña Emérita ("Meri") Rodríguez. Don Francisco era comerciante natural de Cidra pero criado en Bayamón, y se destacó principalmente como dueño y criador de caballos de carreras, siendo uno de los primeros miembros seleccionados al Salón de la Fama del Hipismo Puertorriqueño. Doña Meri era natural de Cupey y a la vez era ama de casa y ayudaba a su esposo en la administración de sus negocios.

Queco es el segundo y único varón de tres hijos. Llegó a nuestro barrio, su barrio, en 1946, y vivió en la calle Tadeo Rivera, detrás del edificio Infanzón. Posteriormente residió en el Falansterio. Estudió en el Colegio San Agustín, en la escuela José Celso Barbosa y en el Colegio San José. Luego realizó estudios en Ramírez College, graduándose de Comercio en 1962. No ejerció su título porque continuó y aún sigue con el taller de transportación que estableció su papá en la Vía del Tren, detrás del Falansterio. 

En el 2015 Queco accedió gustosamente a que se realizara un mural en honor a la memoria de nuestro Raphy Leavitt, en la pared exterior de su taller. Las imágenes del mural recorrieron el mundo por medio de las redes sociales.

Sobre sus recuerdos del barrio, Queco nos indica: "Eran otros tiempos. La juventud de ahora no es como la de mi época. Yo era travieso, indudablemente, pero había mucho deporte en el barrio. Se jugaba mucho intersectorial, mucho intramuros. Por ejemplo, los de la 5, el equipo de la UTM patrocinado por Nando, jugaban contra los de Ron Llave o de la Tischer, patrocinados por Papo Sombrero. O los del Falansterio patrocinados por mí, contra los de San Antonio, a los que llamaban los huelepegas por molestarlos. Yo traje baloncelistas como Montañez, Mussa y Fajardo, que eran muchachos en esos tiempos, a jugar en el barrio. El Falansterio ganó dos campeonatos.

Recuerdo que los Balado y los Piñero jugaban balompié y formaban parte del equipo de Puerto Rico, y eran de aquí, de Puerta de Tierra. Yo fui presidente de la Junta del Falansterio y fui también presidente de la Asociación de Comerciantes de Puerta de Tierra, pero también fui promotor de béisbol, baloncesto y softball. Que le pregunten a Nando, mi amigo y hermano." 

Y Queco era un muchacho bueno y tranquilo, incluso si le ponían apodos, era pacífico. Así lo afirman varios amigos de Queco desde su infancia, como Guaipón, Tomás, Pedrito y Erasmo. 
De esta manera Queco nos da el perfecto ejemplo del verdadero amor y orgullo que todos debemos sentir por este barrio nuestro, rico en historia y en vivencias. Puerta de Tierra.