Buscan libre acceso para San Jerónimo


Primera Hora  22 de noviembre de 2006
Por ANTONIO R. GÓMEZ 

A SALVARLO.

El acceso libre e irrestricto al fortín San Jerónimo se garantizará por legislación que se dispone a aprobar el Senado, adelantó ayer el presidente de su Comisión de Asuntos Federales y del Consumidor, Orlando Parga.
El senador reiteró ayer su denuncia sobre la precaria situación en que se encuentra esa estructura y los eventos que llevaron a que, al presente, esté aislada y sin un acceso público.
"Un evento atmosférico de impacto significativo sobre la Isla podría representar que se pierda irremediablemente esta joya arquitectónica que tanta historia simboliza para el pueblo puertorriqueño y para nuestro hemisferio", advirtió Parga.
Aseguró que en el Senado hay un compromiso que trasciende lineas de partido para salvarlo. La iniciativa, dijo, la comparten además el senador popular Eudaldo Báez Galib y la senadora independentista María de Lourdes Santiago.
"Hemos tomado la decisión inquebrantable de que no vamos a permitir que esta estructura quede en-capsulada, sin acceso, y sin que puedan desarrollarse las obras de reconstrucción necesarias y que luego de restaurado exista acceso libre al fortín San Jerónimo", advirtió.
La legislación, adelantó, se presentará en enero y tendría el objetivo de proveer, por mandato de ley el acceso libre al fortín.
El senador estadista censuró que se obstruya el paso a oficiales de los gobiernos de Puerto Rico y Estados Unidos que evalúan las reparaciones que requiere el fortín. El acceso, dijo, está restringido tanto por el hotel Caribe Hilton como por las corporaciones que desarrollan proyectos de construcción allí.
Según Parga, la situación actual surge porque en algún momento se cedieron terrenos públicos a estos intereses privados. Recordó que el fortín estaba rodeado de terrenos públicos y tenía un acceso libre, no restringido, a través de la calle Rosario.
"Con el paso del tiempo y de los proyectos hoteleros y de vivienda se fue modificando a la situación que encontramos hoy, sin acceso libre", señaló.
La situación es tal, denunció Parga, que hasta se ha hablado de que el Gobierno tendría que pagarle al hotel los daños que provoque a sus jardines y paseos el paso de la maquinaria necesaria para restaurar y reparar el fortín.
"No hay manera de reconstruir el fortín con dinero público o privado si no se garantiza el libre acceso y sin restricciones", afirmó al insistir en la necesidad de establecer el derecho, vía legislativa, "de acceso libre e irrestricto, obligando a las corporaciones envueltas a que tienen que proveer el espacio".
El costo estimado de la reconstrucción de la estructura sobrepasa los $10 millones. Será necesaria otra cantidad adicional para reparar sus interiores, estimó.
Mientras tanto, el arqueólogo Juan Vera, del Consejo de Arqueología Subacuática del Instituto de Cultura Puertorriqueña, aseguró que el Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos está dispuesto a ayudar en este proyecto mediante la construcción de un rompeolas.
Se quejó también de que la administración del Caribe Hilton y la desarrolladora del complejo residencial Condado Lagoon Villas les han impedido el acceso a estos funcionarios federales.
El rompeolas, explicó, es el paso inicial para la reconstrucción. "Han condicionado su colaboración a que si no se puede garantizar esa entrada ellos no pueden hacer el trabajo de rompeolas y por ende, el fortín estaría condenado a caerse en un momento cercano o lejano. Sin el rompeolas se pierde esa estructura tan importante", señaló.
Parga anunció que está informando sobre la situación del fortín a las autoridades estadounidenses y reclamando su intervención.