Directora AFI defiende plan para mitigar erosión Paseo Puerta de Tierra

nuevodia.com

martes, 29 de marzo de 2016 

Por Cristina del Mar Quiles
 

Durante la construcción se identificaron 12 puntos de desgaste en el terreno.

La directora ejecutiva de la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI), Grace Santana, reaccionó hoy, martes, a las denuncias de vecinos del Viejo San Juan que aseguran que la construcción del Paseo de Puerta de Tierra ha causado daño a la zona costera y a los hallazgos arqueológicos ubicados en el área.

Santana, en compañía de ingenieros y de funcionarios de agencias implicadas en el trabajo de construcción utilizó las mismas fotografías circuladas en redes sociales por los opositores del proyecto para explicar los trabajos de control de erosión que dijo se han incorporado a la Fase IV del desarrollo.

Se trata de dos imágenes que muestran la parte del talud que se encuentra frente al edificio de la Guardia Nacional, una tomada antes de que comenzaran los trabajos y otra en la que ya es evidente la intervención de maquinaria pesada.

La funcionaria indicó que la segunda fotografía, precisamente, muestra parte del proceso para controlar la erosión en la zona, un trabajo que no estaba contemplado cuando iniciaron los trabajos en 2014.

“En el momento en que se determina que nosotros vamos a impactar la zona, cuando se hace la evaluación del proyecto, se identifica una condición de erosión en al menos 12 puntos en lo que es el ‘scope’ del proyecto… Teníamos dos opciones: entrar, hacer nuestro proyecto de ornato y seguir nuestro camino y que el Señor disponga qué va a pasar ahí o hacer lo correcto que era atender la erosión”, expuso durante una reunión en la que también estuvieron los titulares de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP).

Entonces, contó, se determinó “que lo responsable era intervenir con esos 12 puntos más críticos de erosión”.

De acuerdo con la secretaria del DRNA, Carmen Guerrero, la erosión es consecuencia de un sistema pluvial antiguo que se deterioró con el paso del tiempo que provocó que se crearan profundas zanjas. No fueron causadas por el mar, aclaró.

La gravedad del asunto, expuso, era tal que “las aceras que estaban en esa zona estaban voladizas, estaban en el aire, debido a la profundidad de esas zanjas causadas por el pluvial”.

Guerrero advirtió que, de no atenderse los puntos de erosión, uno de los carriles de acceso a al área de San Juan hubiese quedado limitado por el deslizamiento del terreno.

Necesarios nuevos permisos

El presidente de la Junta de Calidad Ambiental, Weldin Ortiz, estableció que al identificarse los puntos de erosión fue necesario obtener nuevos permisos por parte de la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe).

Sostuvo que la entidad que dirige no ha recibido querellas durante el proceso de atención al desgaste del terreno.

Según se aprecia en fotografías que estuvieron disponibles para la prensa, los trabajos para atender la erosión cuentan con cinco puntos de control para evitar que el material llegue al mar.

“Es de los mejores implementados que yo he visto”, concedió la secretaria del DRNA, Carmen Guerrero.

Mientras, el director del ICP, Jorge Irizarry, aseguró que los hallazgos arqueológicos en la zona han sido protegidos y que, aun los cambios que se hicieron en los planes para atender los puntos de erosión, fueron presentados al Consejo Arqueológico Terrestre, que debe aprobar los trabajos cerca de yacimientos.

El proyecto Paseo de Puerta de Tierra, según señaló Santana, se realiza con un presupuesto de $28 millones obtenidos mediante asignación legislativa. Actualmente está a cargo del contratista Desarrollos Metropolitanos, luego de que la empresa Omega abandonara el proyecto tras el impago a sus suplidores, falta de liquidez y errores en la construcción.

El desarrollo ha contado con la oposición de vecinos de Puerta de Tierra y del Viejo San Juan, quienes han denunciado en múltiples ocasiones irregularidades en la obtención de permisos y un supuesto mal manejo en detrimento del ambiente y de los hallazgos en la zona.

Santana ha respondido que todos los permisos, contratos y documentos han estado disponibles para el escrutinio público.