Proyecto para incentivar historia oral
Por Rubiam Martínez Báez (AP)
14 de marzo de 2009

Recuperar parte del pasado de Puerto Rico a través de la historia oral es el propósito de un proyecto emprendido por la Biblioteca Carnegie que busca motivar a las personas de mayor edad a plasmar sus experiencias en papel e incluso convertirlas en libros.

“Es una iniciativa de promover en las personas escribir sus memorias, las historias, sus vivencias'', explicó a Prensa Asociada la profesora Aura Rodríguez, maestra bibliotecaria de la institución, la biblioteca más antigua del país e inaugurada en 1916.

Para las personas de mayor edad, relatar sus experiencias a los más jóvenes no sólo significa repasar su vida y dejarle un legado a las futuras generaciones, sino que con sus cuentos también recrean el estilo de vida del Puerto Rico de antaño.

El proyecto “Escribiendo mis memorias” busca recopilar los textos de vida de los puertorriqueños que ayudaron a forjar el Puerto Rico actual. Para ello, se impartirán talleres gratuitos sobre escritura de memorias, con la colaboración de escritores como Magali García Ramis.

De hecho, la biblioteca fue sede el sábado de la presentación del libro “Espejo de Recuerdos”, de la mayagüezana Margarita Font, quien narra desde su niñez en las décadas de 1920 y 1930, los privilegios que gozaba al pertenecer a la clase media, su experiencia en el mundo asalariado, hasta su matrimonio y crianza de sus siete hijas.

“Recrea una vida que puede ser emblemática de los puertorriqueños'' de esa época, opinó García Ramis, quien fue editora del libro.

La escritora consideró que el libro representa una ventana a través del tiempo, que sirve de mucho para las investigaciones históricas, pues recrea acontecimientos como el comienzo del Estado Libre Asociado así como la tradición oral de las familias puertorriqueñas.

“Ofrece detalles del diario vivir del Puerto Rico de las décadas del 30 y 40, y que no aparecen en los libros...la gente que echó adelante al Puerto Rico después de la Segunda Guerra Mundial”, expresó García Ramis.

“La base de su vida, es la base del Puerto Rico contemporáneo,... este 'Espejo de Recuerdos' nos refleja a todos”, añadió la autora de novelas como “Felices días, tío Sergio”, “Las horas del sur” y de la colección de ensayos “La ciudad que me habita”, entre otros.

Por su parte, Font indicó que con su libro, que lo considera “mi gran sueño dorado'', quiere “servir de modelo para otros puertorriqueños”, al tiempo que desea “fomentar la literatura puertorriqueña”.

La reconocida escritora Esmeralda Santiago envió un mensaje a Font expresando su admiración y reconociendo a su libro como “una celebración de la vida misma de la mujer puertorriqueña”.

Por otro lado, Rodríguez indicó que la biblioteca pretende crear un fondo con los escritos de los participantes del proyecto. También tienen la intención de trabajar con los niños en talleres similares.

“Hay que cultivar nuestra sociedad, nuestra gente, hay que leer, hay que escribir, y qué mejor que escribiendo las memorias, que la gente no lo vea como escribir por escribir, sino escribir correctamente, y eso es lo que queremos hacer con los talleres”, apuntó.

De hecho, la biblioteca tiene previsto incluir esta iniciativa en sus funciones como institución educativa, social y cultural.

“Aquí dice proyecto, pero los proyectos como que empiezan y terminan, entonces yo lo llamaría mejor una iniciativa que pueda ser parte de lo que somos como institución y que se quede”, comentó Rodríguez a la AP.

La biblioteca, que cuenta con el respaldo de su Comité de Amigos, instó a la participación tanto de la comunidad envejeciente como de aquellos escritores voluntarios que quieran impartir sus conocimientos a otros.

“Para que los puertorriqueños dejen su huella... creo que la gente tiene mucho que contar y dejar la historia plasmada como lo es el libro de Margarita'', manifestó la bibliotecaria.

El primer taller, titulado “Activando la memoria: cómo escribir lo que siempre hemos contado'', será el sábado 28 de marzo a la 1:30 de la tarde en la biblioteca, y estará a cargo de la propia García Ramis.