Noticias - Artículos

Inicio - Home

"El Bombero Rapero" José "Joey" Ayala ofrece sus clases de prevención de incendio cantándoles en el ritmo del reggaetón.

El Bombero Rapero
José "Joey" Ayala


viernes, 1 de agosto de 2008
 
Por
Jorge Rodríguez/Escenario-El Vocero



En esta ocasión, el escenario para recibir La Casa de Humodel Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico fue la cancha de baloncesto de la Escuela Barbosa de Puerta de Tierra donde 300 niños del Taller de Fotoperiodismo pudieron recibir un entrenamiento sobre la prevención de incendios, pero en vez de narrarles los pormenores a modo de conferencia, éstos fueron delineados al ritmo del reggaeton por : "El Bombero Rapero", el inspector José "Joey" Ayala.


"En realidad, mi participación en el 'Show del Bombero Rapero', es porque ese nombre se lo puso la gente. Como el género de reggaetón está tan de moda, junto al compañero Ángel Crespo desarrollamos el concepto. El le puso las letras y la música, yo colaboré y después nos pusimos a actuar. En casi una hora, impactamos a estos muchachos. Esta actividad se preparó con el Taller de Fotoperidismo para llevar un mensajede prevención de incendio a través de la música. Quisimos también que tuvieran la oportunidad de saber cómo escapar a un incendio, y por eso, llevamos 'La Casa de Humo'", declaró el inspector.

Ayala quien también se ha desempañado como actor de la compañía Coribantes y ha actuado en televisión, actualmente se le escucha en el programa de Awilda Carbia, "Sabor Alegre", los martes por WIPR, donde habla sobre su oficio y deberes con la comunidad; y filma "El detective Cojines" del cineasta boricua Radamés Sánchez.

Acompañado de sus compañeros Ismael Marcano Rivera y la directora de la División de Educación a la Comunidad C. Marrero, Ayala explica que La Casa de Humo llega en un remolque como si fuera un hogar con dos cuartos y uno de ellos, el de un niño. Los niños ven un breve documental en el que conocen a los personajes y luego entran al hogar que se incendia con un fuego simulado con la ayuda de Marcano.

"La escenografía se construyó en Estados Unidos en 1998, y desde esa fecha hasta el día de hoy, se le ha enseñado a los niños, entre las edades de 6 a 12 años porque entendemos que ellos pueden captar mejor el mensaje. Dentro de la casa está el sonido detector del humo, y les enseñamos qué hacer cuando ven el fuego. Nos tiramos al piso, gatean hasta la puerta y si está caliente, significa que hay fuego detrás, por lo que hay que buscar otra alternativa para salir. Así les explicamos, en caso de que las ventanas sean corredizas o si son persianas, cómo pueden escapar por ahí y pedir ayuda", concluyó Ayala, cuya directora calcula en 60 mil los niños impactados por este programa anualmente.