Reyerta por evitar homenaje a Labatut
Jueves, 30 de marzo de 2006
Por Sandra Morales Blanes e Israel Rodríguez Sánchez 


Por Sandra Morales Blanes e Israel Rodríguez Sánchez 

Una de las vitrinas que protegen los documentos originales de la Constitución del Estado Libre Asociado en la rotonda del Capitolio así como la puerta principal y cinco cristales del salón Leopoldo Figueroa fueron parte de los destrozos que dejó anoche un grupo de manifestantes que tomó por asalto la Casa de las Leyes en un intento por impedir el homenaje al empresario cubano Julito Labatut.

El superintendente auxiliar del Capitolio, Eliezer Velázquez, estimó anoche los daños al salón Leopoldo Figueroa y a otras piezas del mobiliario en $32,000. El monto de los daños a la vitrina que protege la Constitución y a los cuadros históricos de Miguel Angel García Méndez y Antonio R. Barceló, que rodaron por el piso en medio de la trifulca, serán precisados hoy. 

Velázquez indicó anoche que Aponte Hernández le dio instrucciones precisas para que se contrate a un perito que lleve a su estado original la vitrina que custodia la Constitución. En el caso de los cuadros históricos, Velázquez dijo que las obras están aseguradas por lo que hoy se iniciaría el trámite para hacer las reclamaciones correspondientes. 

El funcionario informó, además, que los presidentes legislativos autorizaron anoche la entrega al Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de San Juan de los vídeos captados por las cámaras de seguridad del Capitolio para identificar a los responsables con la condición de que ese organismo les entregue hoy copias certificadas de las cintas. 

Como parte de la reyerta, la Policía arrestó al líder ambientalista Alberto de Jesús 'Tito Kayak', y radicó una denuncia por agresión contra el fotoperiodista independiente, Humberto Trías, quien en un forcejeo agredió en la cara con su cámara al comandante del Capitolio, Walter Rivera. 

De Jesús, por su parte, fue detenido luego de que intentó accesar el salón donde se celebraba el homenaje rompiendo el cristal de una de las ventanas exteriores del recinto por la que intentaba entrar escalando, según las fotos captadas por los fotoperiodistas.

El periodista radial Jorge Blanco, así como invitados de Labatut, resultaron heridos en medio de los continuos incidentes que se vivieron anoche y que hicieron necesario el desalojo de legisladores y empleados del Capitolio y la intervención de la Unidad de Operaciones Tácticas. Uno de los perjudicados fue el licenciado Sergio Ramos, presidente del Frente para la Libertad Total de Cuba. 

“Estábamos aquí en este acto de homenaje afuera (frente al salón de audiencias) de la puerta cuando de repente llegó una turba, enmascarados algunos de ellos y en una forma violenta, agresiva, atacaron a las personas. Nosotros nos quedamos en la puerta para evitar que entraran y uno de los turbas lanzó algún objeto contundente que me dio en el labio (mientras) otros se dedicaron a romper propiedad”, alegó Ramos con su boca ensangrentada. 

“Esto es un hecho extraordinariamente lamentable… esto representa un insulto a todos en Puerto Rico y los que vivimos en esta bella Isla y creemos en la democracia”, dijo.

Los manifestantes, que hasta anoche no habían sido identificados, lograron entrar por la entrada principal del lado norte del Capitolio aprovechando que la mayoría de la seguridad estaba concentrada en impedir que 'Tito Kayak', entre otros, bajaran la bandera norteamericana del asta de la plazoleta norte del Capitolio, según se observó.

El grupo de manifestantes -muchos de ellos con los rostros cubiertos con camisetas- llegaron hasta la entrada del salón gritando “asesino” a Labatut. El Nuevo Día observó cuando uno de encapuchados arrancó un pasamanos de madera y comenzó a romper propiedad pública del Capitolio. En un momento del incidente, el ex representante Edwin Mundo logró recuperar el pasamanos de madera en un intento por evitar más destrozos. 

La confusión que reinó por varios minutos logró aplacarse cuando el ciudadano cubano Andy Pichs, quien se encontraba dentro del salón, agarró un extintor de humo y comenzó a rociarlo sobre los manifestantes. En ese momento, los individuos comenzaron a dispersarse y el humo se apoderó del primer piso del Capitolio, logrando paralizar momentáneamente los incidentes. Muchos pensaron que se trataba de gases lacrimógenos. 

A pesar de lo ocurrido, la representante Jennifer González decidió seguir adelante con la celebración a Labatut mientras a las afueras los manifestantes en contra del homenaje al empresario continuaron la protesta. La oposición al homenaje a Labatut obedece a su presunta vinculación con el asesinato del independentista Carlos Muñiz Varela en 1979. Uno de los hijos de Muñiz Varela, Carlos Muñiz Peréz, exigió una vez más justicia por la muerte impune de su padre. “La dignidad y la justicia no prescriben”, dijo Muñiz Pérez.

Anoche el líder independentista, Héctor Pesquera, lamentó lo sucedido. “Pero lo entendemos porque el coraje que siente el pueblo con esa institución es muy grande y es bueno que entiendan el mensaje de que esa Legislatura tiene que ponerse a trabajar frente al pueblo, no de espaldas al pueblo”

Aclaró que la actividad que él y otros grupos organizaron no incluía entrar al Capitolio.