Roberto Roena tocará mañana sábado, a las 9:30 p.m. en la Calle San Agustín en Puerta de Tierra. EL VOCERO/Angel L. Vázquez

II Festival de Rumba en la San Agustín
Por Jorge Rodríguez
ESCENARIO
28 de noviembre de 2008
 

Por segundo año consecutivo, la calle de San Agustín de Puerta de Tierra se convierte en escenario del Festival de Rumba, que inaugura esta noche y se extiende hasta el domingo 30, con la participación de relevantes grupos rumberos como Sabor Vainilla, Los Majaderos de Cachete Maldonado, Egún, Nandí, Yuba-Iré, Rumba Bajura, Rumba Raza y Viento de Agua.

Por si fuera poco, el evento está dedicado al legendario bailarín, bongosero, campanero y productor musical Roberto Roena.

Se le debe, no obstante, a la firma disquera Batá Records, el serio intento de reunir a los grupos rumberos del patio, como lo hiciera con el disco compacto "Guapería Rumbera", constituyéndose en una de las pocas grabaciones de este género que existen en Puerto Rico.

Como se sabe, la rumba es una síntesis de diversos ritmos musicales -y con un estilo de danza- traído desde Africa a través de la trata de esclavos hacia Cuba. Desde Cuba es que se afinca en Puerto Rico, con los ritmos del guaguancó, el columbia y el yambú.

Los musicólogos describen que la instrumentación para la rumba incluye tres tumbadoras y dos palillos que repiquetean sobre una caja de madera. Dos de los tambores: la tumbadora prima y el segundo o tres, marcan el ritmo básico.

Mientras, la tercera tumbadora denominada como "quinto" y que se afina más alto, da los golpes improvisados y los floreos dirigidos a los bailarines. El guaguancó, de las tres variantes es la más elaborada tanto musical como en lo referente a los textos.

Este encuentro musical, situado entre las calles San Andrés y Pelayo del famoso barrio portuario de Puerta de Tierra, en la isleta de San Juan, se celebra paralelamente con los 40 años fundacionales de la orquesta de Roena, los Apollo Sound, intérprete por demás de inolvidables temas pertenecientes ya a la tradición oral como "Tú loco, loco", "El escapulario", "Cui, Cui", "Marejada feliz", "Avísale a mi contrario", "Lamento concepción" y muchos otros".

"Me siento bien contento y agradecido con este reconocimiento que considero es algo bien importante para mí. Esto es porque soy un veterano de los salseros viejos, conocedor de la rumba. Para mí, es un halago bien grande porque yo soy rumbero de raíz, de los tiempos de Rafael Cortijo y su Combo. Con ellos, fue mi primer encuentro con la rumba porque con ellos sí que había que rumbear. De hecho, con mi orquesta siempre colaba una que otra rumba aunque hace como 20 años que no la toco. Ahora lo voy a hacer para esta ocasión reconociendo que tiene un ritmo bien profundo y bien difícil de interpretar. Es bien rápida y tiene mucho corte; pero a mí me gustan los retos", expresó Roena quien estará en tarima el sábado 29, a las 9:30 p.m.

Natural del barrio Dulces Labios de Mayagüez -cuna de la plena mayagüezana-, Roena se expuso desde adolescente a oportunidades extraordinarias que cada vez ponían a prueba su incipiente talento.

Primero fue como bailarín en el programa de televisión "La Taberna India" del Canal 2 hasta que Rafael Cortijo lo reclutó para hacerle coreografías a sus cantantes Ismael Rivera y Sammy Ayala. Mas, Cortijo vio más allá del talento innato de aquel muchacho, hasta que decidió curtirle como bongosero que pudiera bailar y para que tocara el cencerro. Con ellos estuvo del 1956 al 1962 viajando extensamente por los Estados Unidos, Europa y Sur América.

Esa incontenible carrera ascendente evolucionó al estar con El Gran Combo, bajo la dirección de Rafael Ithier, de 1962 a 1968, estableciéndose una tarima de estrellas con su persona y los cantantes Pellín Rodríguez y Andy Montañez, hasta que creó ese último año a los Apollo Sound.

Este cimenta una fama aparatosa para su orquesta con una pléyade de cantantes de primera fila como Piro Mantilla, Dino Guy, Frankie Calderón, Sammy González, Tito Cruz, Papo Sánchez, Carlos Santos, Mario Cora, Cheo Quiñones, Adalberto Santiago y Luisito Carrión.

"En la rumba, el elemento primordial es la improvisación que le da motivación a la percusión y para que se destaquen los coros. Se improvisa tanto en la rumba de cajón como en la rumba guaguancó. Claro, la rumba de nosotros es la bomba y la plena; y ahí se improvisa con los cueros, pero de distinta forma. No se pueden meter golpes de rumba en una plena", apunta.

Mañana sábado, Roena monta en tarima, un tema que califica como un número de bien antaño, que hace tiempo que no toca, "El escapulario", además de "Tradición". También incluirá en su repertorio "Camínalo" y "No lo corras" que también hace dos décadas que no interpreta. Traerá un número de Fania, "Soy de ley"; y "Avísale a mi contrario" y "Marejada feliz".

"La música en mí ha sido un poder bien grande porque se ha apoderado de mi vida. Lo que yo sigo pensando a pesar de los años que llevo, es que tengo esa motivación de hacer las cosas diferentes. En mi caso, no tengo otro camino que coger", concluyó un dichoso Roena.