Proyecto San Juan Waterfront

Cambios se verán en octubre
jueves, 7 de junio de 2007 
Francisco Rodríguez-Burns / Primera Hora

Todas las grandes ciudades costeras lo tienen: un gran paseo despejado con vista al mar, con tiendas, restaurantes, bares y hoteles.

A pesar de la importante posición que ocupa San Juan, como punto turístico y comercial, la falta de un boyante puerto que pueda combinar todos estos elementos urbanos se ha hecho notar. 

Pero, a partir del próximo octubre ya se podrá comenzar a apreciar una transformación urbana en la zona industrial y portuaria de Puerta de Tierra que se extenderá desde el Viejo San Juan hasta el Club Náutico de Miramar mediante una inversión de $1,500 millones.

Prácticamente todos los fondos para el San Juan Waterfront provendrán de la industria privada, aunque una cuantía considerable la destinará el Gobierno para la construcción de nueva vivienda, así como el fortalecimiento de la infraestructura de la zona. 

Ayer, durante una conferencia sobre Conservación y Manejo de la Zona Costanera de Puerto Rico, el secretario de Estado y director de Puertos, Fernando Bonilla, aseguró que el impacto ambiental del proyecto debería ser mínimo al considerar el daño a que ha sido expuesto el sector por diferentes compañías que allí almacenan materiales industriales, particularmente de la construcción.

“El proyecto, hasta ahora, no ha tenido oposición partidista, ni del Partido Popular ni el PNP. Por muchos años se ha estado comentando y hablando de construir un proyecto como éste”, sostuvo Bonilla. 

A un lado del canal San Antonio, que divide el aeropuerto de Isla Grande, se planifica construir un nuevo bulevar, así como un puerto para yates, algunos de los cuales podrían medir hasta 300 pies de eslora, equivalente a la mitad de un crucero mediano. 

A diferencia del proyecto de revitalización de Santurce, en el cual el mercado dictó en gran medida el precio de las nuevas viviendas, Bonilla consideró que el Gobierno podrá controlar los precios de las 1,400 unidades privadas planificadas para la zona, ya que la mayoría de los terrenos desarrollables pertenecen a la Autoridad de los Puertos. Para el San Juan Waterfront se espera habilitar cerca de 920 cuartos hoteleros. 

“Vamos a tener mucho cuidado con el costo de las unidades de vivienda”, indicó Bonilla, al indicar que el precio de los apartamentos podrá figurar como una condición para las compañías que decidan participar de las subastas del Gobierno. 

Entretanto, varios proyectos ya se han encaminado para reconstruir las tuberías de agua y alcantarillado en la zona, que resolverían los problemas de desbordamiento de las alcantarillas, así como la baja presión de agua en en el Viejo San Juan. 

El Departamento de Vivienda está próximo a iniciar en octubre la rehabilitación del residencial Puerta de Tierra en un innovador proyecto que espera ubicar comercios en la primera planta de cada edificio. La obra, que requiere la participación de varias agencias, podría estar terminada en los próximos 10 a 15 años.

“El proyecto requiere mucha planificación y mucho esfuerzo”, indicó Bonilla.


Paseo San Antonio