Interviene Aníbal en caso del fortín

jueves, 19 de julio de 2007
Por Libni Sanjurjo y Francisco Rodríguez-Burns / Primera Hora
 

Una investigación legislativa que lleva varios meses en torno a cómo se traspasaron a manos privadas los terrenos alrededor del fortín San Jerónimo para la ampliación del Caribe Hilton y la construcción del complejo turístico y residencial Paseo Caribe, finalmente atrajo la atención del Ejecutivo.

 



El empresario detrás del proyecto Paseo Caribe, Arturo Madero, está abierto a que el ICP cambie las condiciones establecidas previamente por él para el traspaso de la servidumbre del histórico fuerte. (Primera Hora / Vanessa Serra Díaz)

Ayer, el gobernador Aníbal Acevedo Vilá le solicitó al Departamento de Justicia un análisis del proceso de permisología que permitió la construcción de Paseo Caribe.

Asimismo, impartió instrucciones a su secretario de la Gobernación, Jorge Silva Puras, para que el acceso al fortín sea “el más amplio posible” e identifique la asignación de fondos estatales que serían destinados a su restauración.

“Queremos que el asunto del acceso se resuelva lo más pronto posible porque de eso dependen los próximos pasos”, indicó el Gobernador.

Las declaraciones del Mandatario surgen en momentos en que los nombres de varios ex funcionarios de la administración de Sila M. Calderón han sido mencionados en las vistas públicas senatoriales como personas que colaboraron activamente en acelerar el otorgamiento de permisos a Paseo Caribe, pese a las serias dudas que existían de que el proyecto pudiera atentar contra el acceso público a la batería militar al construirse sobre la primera línea de defensa de los conquistadores españoles.

El entonces secretario de Desarrollo Económico Ramón Cantero Frau encabezó un grupo de trabajo que entre sus deberes prioritarios tenía adelantar la obra de Paseo Caribe. Entre los “funcionarios gestores” también figuran el ahora presidente de la Junta de Calidad Ambiental, Carlos López Freytes, que el cuatrienio pasado dirigía una oficina de permisología en La Fortaleza, el ex director de Turismo y ex secretario de Desarrollo Económico Milton Segarra, y la ex asesora de asuntos de Cultura de Calderón, Paquita Vivó.

La aparente urgencia para aclarar los permisos también coincide con una solicitud del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos para acceder al fortín para la construcción de un rompeolas, obra necesaria para evitar un posible derrumbamiento de la antigua batería militar.

Estudios realizados tanto por el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) como por el desarrollador de Paseo Caribe evidencian los serios daños sostenidos por los cimientos del fortín.

Pero el ICP aparentemente tiene serias objeciones sobre una propuesta de traspaso al pueblo de la servidumbre del fortín elaborada por los abogados del socio-gestor de Paseo Caribe, Arturo Madero. Según versiones extraoficiales, la propuesta del empresario no garantiza un acceso irrestricto a la antigua estructura, como él ha alegado en repetidas ocasiones ante los medios de comunicación.

La investigación de la Comisión de Asuntos Federales y del Consumidor, presidida por el vicepresidente del Senado, Orlando Parga, surgió de un proyecto radicado por el senador Eudaldo Báez Galib que cuestiona cómo una servidumbre del pueblo podría haber terminado en manos privadas.

Por otro lado, la presidenta del Colegio de Abogados, Celina Romany, recomendó la creación de un organismo independiente “para profundizar en todos los procesos administrativos” de los proyectos que colindan con el fortín ante “una ausencia total de política pública de conservación”.


Dispuesto Madero a devolver acceso al San Jerónimo

El socio-gestor del proyecto Paseo Caribe, Arturo Madero, sostuvo ayer que aceptaría “cualquier condición” para que el acceso al fortín San Jerónimo sea traspasado oficialmente al pueblo de Puerto Rico.

El empresario sometió ante el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) una propuesta para el traspaso de la servidumbre, la cual obtuvo al comprar los terrenos para la construcción de su complejo turístico y residencial. No obstante, fuentes extraoficiales aseguran que el Instituto considera “inaceptables” algunas de las condiciones impuestas por el desarrollador.

“Que la cambien”, indicó Madero, al ser preguntado sobre la aparente resistencia mostrada por el ICP para aceptar su propuesta.

Madero, asediado por señalamientos sobre sus conexiones gubernamentales y cómo éstas aparentemente ejercieron sus influencias para la aprobación de Paseo Caribe, afirmó que nunca se “forzó” el otorgamiento de un permiso o endoso. Además, estableció que el paseo que construyó hacia el fortín aguantaría cualquier maquinaria requerida para la restauración de la batería militar.

Madero rechazó que haya sido ayudado por el ex secretario de Desarrollo Económico Ramón Cantero Frau pese a que ha salido a relucir cómo el ahora ex esposo de la ex gobernadora Sila Calderón impulsó el proyecto en reuniones interagenciales.

“Hablar no es un pecado”, dijo Madero al preguntársele sobre sus comunicaciones con los ex funcionarios.

La controversia generada por el acceso al fortín ha atraído al lugar a muchas personas. Incluso, algunos turistas acudieron ayer para averiguar el por qué la estructura permanecía cerrada.

“Vamos a ver quién se quedó con el dinero. Antes se podía ver el fortín por dondequiera, pero ahora tienes que llegar hasta aquí para apreciarlo”, dijo Humberto Guasch, quien viajó desde Añasco junto con dos hermanos.