Rafael Tufiño está internado en el Hospital de Veteranos. Su hijo Pablo confirmó a El Nuevo Día la gravedad del diagnóstico

"Difíciles" las noches para Rafael Tufíño 
 

viernes, 8 de febrero de 2008
POR MARIANA GARCÍA B.
Especial El Nuevo Día
 

El maestro ha comenzado ha recibir  quimioterapia para atacar el avanzado cáncer pulmonar que le acaba de ser diagnosticado.

Como "muy avanzado" describió Pablo Tufíño el cáncer pulmonar que padece su padre, el legendario artista plástico Rafael -"Tefo"- Tufíño, quien está internado en el Hospital de Veteranos donde ha comenzado a recibir tratamiento.

"Él estaba bien hasta en 9 de enero cuando mi mamá vino, como siempre hace, a llevarlo para su tratamiento de los ojos", dice a El Nuevo Día Pablo, quien se encuentra en la Isla cuidando a su progenitor. "Durante esos días lo notó muy débil y me lo dijo. Pensé que podía tener reflujo así que le dije que lo trajera a la Sala de Emergencia. De la serie de exámenes que le hicieron le descubrieron masas en los pulmones y el hígado lacerado. Luego de la biopsia me dijeron que tenía cáncer del pulmón en estado muy avanzado".

Pablo decidió optar por el tratamiento de quimioterapia para alargarle la vida a su padre. "Ya le dieron las primeras dosis de quimioterapia por vena. Hoy (ayer) le dicen si continúa el tratamiento. Mañana (hoy) lo mueven a otra área del hospital. Estamos evaluando si lo ponemos en un hogar después del tratamiento. Estamos pensando en el Hogar Nuestra Señora de la Providencia. Mañana (hoy) tengo reunión con ellos. Yo no soy enfermero", comenta el menor de los vastagos del artista. "Necesito ayuda de un enfermero. Las situación es crítica porque va a necesitar ayuda constante".

Asimismo, Pablo señala que su padre "de día se anima con las visitas". "Con varias de ellas ha estado muy conversador y chistoso", ilustra. "Pero la noche es muy difícil para él. Yo me quedo a su lado... esto es muy nuevo para mí. Lo que sí quiero dejar saber es que estoy muy agradecido con el Hospital Veteranos, pero debido a que estoy todo el tiempo aquí no me puedo dar el lujo de una segunda opinión. Si hay algún oncólogo que me quiera dar su opinión sobre mi padre se lo voy a agradecer. Necesito apoyo moral y su opinión en este caso".

Mientras Pablo conversaba con El Nuevo Día, "Tefo" recibió una visita de evaluación que determinará en estos días el tratamiento a seguir. "Mi padre necesita comenzar a mover los músculos porque ha estado acostado todos estos días. Yo tengo mucha esperanza con esto", comenta.
Al final de la charla, Pablo quiso dejar saber que las visitas a su padre son bienvenidas, de 6:00 a 7:00 p.m.