Situación económica atrasa trabajos del Cuerpo de Ingenieros


Sábado, 27 de Septiembre de 2008
José Fernández Colón/ Prensa Asociada

El director en el Caribe, con base en San Juan, del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos, José Manuel Rosado, sostuvo el sábado que podrían pasar sobre dos décadas antes de que pueda resolverse el problema de las inundaciones en Puerto Rico, debido a la situación económica.

El ingeniero Rosado dijo que en el caso específico de la canalización del Río Piedras en la zona metropolitana transcurrirían 15 años, si se siguen asignando fondos, antes de que la obra pueda finiquitarse, apuntando que Puerto Rico compite con otras jurisdicciones para estos dineros.

"Estamos esperando las asignaciones poder seguir con los trabajos de la agencia. Si el mundo fuera ideal y estuviéramos bajo condiciones ideales, que no hubiera la crisis financiera que estamos sufriendo y tuviéramos los fondos ahora mismo, estamos hablando de sobre un billón (de dólares) que se necesitan para los proyectos y necesitaríamos de 15 a 20 años para acabar. Pero si no hay los fondos pueden pasar hasta 25 años o más", sostuvo.

El titular del Cuerpo de Ingenieros en el Caribe dijo durante entrevista con Católica Radio de Ponce que restan por completarse obras de control de inundaciones en Arecibo.

También hay pendiente desarrollar obras en Salinas, Santa Isabel, Juana Díaz y Yauco. Agregó que en el caso de Aguadilla la subasta para trabajos en el "Ojo del Agua", que transcurre por toda la zona urbana, se adjudicó este pasado viernes.

"Todavía falta un trecho bien grande por recorrer para poder proteger a todas estas comunidades que, en ocasiones como ésta, se ven afectadas por las inundaciones. Diría que más de la mitad de la población está protegida porque los proyectos que ya completamos son los de mayor envergadura", señaló el funcionario federal.

En cuanto a los casos de los Ríos Nigua en Salinas, Descalabrado en Santa Isabel, Jacaguas en Juana Díaz y El Loco en Yauco, Rosado indicó que se tienen estudios preliminares y que espera que el Congreso estadounidense asigne fondos —entre $15 y $20 millones para cada uno— para comenzar las obras de control de inundaciones, mientras que en el caso del Río Guayanilla su canalización se hace con fondos locales.

Sobre la zona metropolitana de San Juan, el ingeniero precisó que todavía resta la mayor parte de San Juan en ser protegida: los que se afectan por la Quebrada Margarita y el Río Piedras, toda la parte de Puerto Nuevo, la avenida De Diego hasta la Estación Experimental y el Jardín Botánico, que es susceptible a inundaciones.

Rosado apuntó que en los lugares donde el Cuerpo de Ingenieros construyó o construye proyectos para control de inundaciones las comunidades no fueron afectadas por las torrenciales lluvias de este semana producto de una onda tropical estacionaria al sur del país.