Galería de fotos históricas de los arrabales Miranda y Sal Si Puedes.
Tierras bajas, sector al sur de la vía del tren.


Casuchas costruidas al borde del mangle.


Calles anegadas al subir la marea.


Casas al sur de la vía del tren.


Interior de una casa.


Niños de la barriada Miranda.


Tablones de madera como puentes.

Fotos: Library of Congress

Muchos de los residentes realizaron grandes esfuerzos para traer tierra, piedras y desperdicios para crear plataformas sobre la orilla del mangle y luego construir sobre éstas sus viviendas. Los únicos criterios de planificación utilizados han sido la urgencia y la necesidad. Las fachadas de las viviendas tienen apariencias de malos remiendos donde todo tipo de material se ha convertido en elementos de construcción. Latones, cartones y trozos de diferentes tipos de maderas han sido de alguna manera unidos para formar paredes, pisos y techos. Los callejones no siguen ningún patrón definido y toman giros en ángulos agudos e inesperados. Las áreas comunales se reducen a pequeños islotes entre aguas estancadas y a tablones que conectan las residencias con los intrincados callejones enlodados. Hay secciones donde los residentes se transportan en pequeñas barcazas sobre las tierras inundadas y cenagosas. Algunas de las letrinas descargan sobre las aguas estancadas contribuyendo a la pestilencia y a los problemas de salud asociados a estos vecindarios.
El fantasma de la especulación que ha transformado las condiciones de viviendas en los sectores altos del barrio también ha hecho su aparición en las tierras bajas. Chozas, terraplenes, cuartos y cuartuchos, todo se alquila en estos sectores. A los visitantes de las tierras bajas les resultaba inconcebible que se cobraran rentas por vivir en estas condiciones.
Bureau of Labor pp. 31-32 (Report on the Housing Conditions of the Workers of Puerto Rico, 1914)

 

Regresar