Índice

 

La música  permeaba el ambiente del barrio por doquier. Los tocadiscos en los hogares y las velloneras en las cantinas dispersaban las melodiosas notas de los boleros, la sonoridad vibrante del mambo y la rumba, los elegantes Valses, el pegajoso ritmo del merengue y el retumbar de la bomba y la plena. Tal entorno musical ejercía una influencia sutil pero certera en nuestro subconsciente, despertando deseos de cantar o tocar algún instrumento.


Pedro (Chiki) Bermúdez

El tono de su voz al cantar era grave,  profundo, como de barítono, y la proyectaba con gran soltura y vigor. Gran admirador de Carlos Gardel, por lo cual prefería cantar tangos sobre cualquier otro género musical.

José Luis García y Fernando Acosta

Aquí vemos a José Luis García y Fernando Acosta, ensayando en una de las entradas de los apartamentos de El Falansterio, para de madrugada llevar una romántica serenata "corta venas".


Juan Pablo Rosa

Juan Pablo y su clarinete eran inseparables, siempre practicando. Ejecutaba el instrumento de forma magistral y sin embargo... deseaba llegar a ser farmaceútico.