Francisco Cruz Quijano
 
LOS DEPORTES EN EL FALANSTERIO


Por: FRANCISCO CRUZ QUIJANO

1939

Puerta de Tierra, considerado desde que los deportes se iniciaron en nuestra isla, como uno de los baluartes más fuertes, tiene hoy la satisfacción de ver su prestigio mantenido en alto, por un grupo de entusiastas residentes en el Falansterio. La obra que se temió quedara huérfana de seguidores, ha tomado un ímpetus de vida en el Falansterio, que raya en lo desbordante. Casi todos los deportes se practican y ya han despuntado varios prospectos que prometen futuras glorias para el barrio más popular de la capital.

Como todas las cosas en la vida, ese entusiasmo tiene sus responsables. Francisco Soto  Respeto, el primero de ellos, tomó en sus manos las riendas de las actividades y por espacio de un buen tiempo las llevó por derroteros de triunfos. Una inesperada cesantía, por haberse terminado el proyecto de Centros Comunales, puso en peligro ese entusiasmo y hasta se consideró aquella salida de Soto Respeto, como un rayo de muerte para los deportes.

Pero, gracias a la "Sociedad Benéfica, Recreativa y Cultural" que creó un Comité Atlético compuesto por compañeros deportistas entre ellos el compañero Julio Feliciano y el señor Héctor Martínez Dávila, Administrador del Falansterio, despertó y tras grandes esfuerzos logró reunir a la familia deportiva y se les hizo ver la importancia de continuar la obra comenzada por Guzmán y Soto Respeto.

Como primer paso, el señor Martínez Dávila, con la ayuda de dos o tres de los inquilinos amantes de los deportes se dio a la tarea de construir una cancha de volleyball. Y en menos de una semana cristalizó su idea. Y hoy el Falansterio cuenta con una de las mejores canchas de volleyball de Puerto Rico, y es sin lugar a dudas, el único santuario donde se le rinde culto al deporte que nos inmortalizó en los Cuartos Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe.

Y hoy la "Sociedad Benéfica, Recreativa y Cultural" con sólo dos años de vida, ha rendido a través de sus deportistas, una obra que otros hubieran tomado hasta cinco.